Irán: el colapso de un edificio que deja 24 muertos desata protestas contra las autoridades

·3 min de lectura

Hasta 24 ascendió la cifra de personas muertas en el suroeste de Irán, a raíz del derrumbe de un edificio de apartamentos el pasado lunes. El desastre más grave y mortífero en años es atribuido a la corrupción generalizada, lo que ha desatado la ira contra la Administración pública. Cientos de manifestantes exigen que haya un juicio "decisivo y serio" para los presuntos responsables.

Castigos a los "funcionarios incompetentes" reclamaron cientos de manifestantes que salieron a las calles en el suroeste de Irán, para exigir justicia tras el derrumbe de un edificio residencial y comercial, en el que una gran sección se encontraba en construcción.

Los hechos, que se produjeron en el edificio Metropol de diez pisos en la ciudad de Abadan (en la provincia de Juzestán), dejan por ahora 24 muertes confirmadas siendo el desastre más mortífero de la República Islámica en años.

Los ciudadanos también se manifestaron en la ciudad de Khorramshahr y otras localidades de la misma provincia, así como en Shahin Shahr en el centro de Irán y la ciudad sureña de Shiraz, según publicaciones de redes sociales, para expresar su solidaridad con las familias de los fallecidos. Asimismo, pidieron un juicio "decisivo y serio" para los presuntos responsables.

Protestas similares se han llevado a cabo a lo largo de esta semana. Entre las más recientes, las multitudes incendiaron una tienda en Abadan perteneciente al propietario del edificio derrumbado, de acuerdo a agencias de noticias locales. Todo en medio de acusaciones de los ciudadanos, quienes alegan que las advertencias de seguridad fueron ignoradas.

Más de cuatro días después del colapso de la edificación, los equipos de rescate aún trabajan por recuperar cuerpos bajo los escombros.

La corrupción ensombrece el mortífero derrumbe

El colapso es atribuido a presuntos actos de corrupción. Según las primeras hipótesis, los encargados del proyecto no tuvieron en cuenta los protocolos de seguridad.

Además, según el gobernador de la provincia de Juzestan, Sadeq Jalilian, el edificio tenía permiso para la construcción de seis plantas y en lugar de ello se edificaron diez.

El primer vicepresidente, Mohammad Mokhber, aseguró que la responsabilidad del desastre recaía en "aquellos que jugaron con la vida de las personas para ganar más dinero y que no deberían ser indultados sino tratados para dar una lección a otros".

"Creo que hubo una corrupción generalizada entre el contratista, el constructor y los órganos de supervisión (…) y se ignoraron las advertencias", sostuvo Mokhber a la televisión estatal luego de visitar el sitio.

Ante este panorama, las autoridades han detenido al alcalde y a dos exalcaldes de Abadan, y a otras nueve personas, incluidos empleados municipales y supervisores del proyecto, como señaló Sadeq Yafarí, el fiscal de la región del derrumbe.

Al igual que durante protestas de las últimas semanas por el aumento de los precios de los alimentos, los residentes informaron de interrupciones en los servicios de Internet. Un aparente intento por detener el uso de las redes sociales para organizar mítines y difundir videos de las movilizaciones.

Por su lado, los funcionarios rechazaron haber bloqueado la red.

Con Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente