Sin iPhones disponibles: así luchan en Turquía contra una devaluación extrema

La lira turca se ha desvalorizado más de un 40% en lo que va del año frente al dólar estadounidense, provocando un inusitado aumento de precios al consumidor. El presidente Recep Tayyip Erdogan cree que se trata de una especulación en el mercado de divisas.

La crisis cambiaria en Turquía ha llevado a algunos ciudadanos a pensar en una forma poco ortodoxa de inversión: adquirir productos electrónicos con la esperanza de venderlos más costosos en cierto tiempo y así obtener una rentabilidad.

Un representante de ventas de una tienda Apple de Estambul, que solicitó el anonimato, dijo que "es bastante surrealista, pero la gente lo ve (la inversión) como una reserva de valor y acuden en masa a las tiendas. Saben que podrán venderlo un año después por más de lo que pagaron".

Los turcos que intentaron comprar iPhones y otros dispositivos electrónicos se encontraron con mensajes de error el miércoles, incluso desde el sitio web local de Apple Inc., reportó Reuters, después de una caída histórica del 15% en la lira el pasado martes que causó estragos en los precios.

Aunque la moneda local turca se recuperó con fuerza el miércoles, lo cierto es que ha perdido más del 43% de su valor este año y alrededor del 20% solo desde principios de la semana pasada.

A su vez, los bienes cotizados en moneda local han experimentado un fuerte descenso en comparación con los precios en otros lugares y los minoristas luchan por no generar pérdidas en medio de la agitación del mercado.

Por ejemplo, los precios locales de los teléfonos y los computadores estaban el miércoles aproximadamente un 10% por debajo de los precios de Estados Unidos, luego de la repentina depreciación de la lira.

Una política monetaria que va en contra del resto del mundo

El Banco Central de Turquía es uno de los pocos -si no el único- en el mundo que, para combatir la alta inflación, ha decidido recortar sus tasas de interés, una medida que el presidente Recep Tayyip Erdogan defiende a pesar de las críticas generalizadas.

Por el contrario, los bancos centrales de todo el mundo están reduciendo los estímulos monetarios masivos introducidos durante la pandemia. En Asia-Pacífico, Corea del Sur y Singapur también han endurecido sus políticas en los últimos meses a medida que aumentan las presiones inflacionarias. El mercado espera ahora que Estados Unidos haga lo propio.

Erdogan, al tiempo que defiende los tipos de interés bajos para dinamizar la economía, promete "aplastar" a quienes usen "el mercado de divisas como pretexto falso" para subir los precios. Muchos economistas han descrito los recortes de tasas como imprudentes.

Con Reuters, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente