El IPCC sitúa a la ciencia como base de la respuesta al cambio climático

GRAF2909. MADRID, 03/12/2019.- La ministra española para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, acompañada por la directora de la OMS, María Neira (d); el director de cine y director internacional del proyecto Cape Farewell, David Buckland (2d); y el vicesecretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Ovais Sarmad (i), durante la visita a la exposición "Burbujas de Contaminación", del artista británico Michael Pinsky, una obra que propone un recorrido a través de iglús que recrean la sensación térmica y el aire que respiran habitantes de diferentes partes del mundo, en el marco de la tercera jornada de la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) que se celebra en Madrid bajo el lema "Tiempo de actuar". EFE/J.J. Guillén

Madrid, 4 dic (EFE).- El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sitúa a la ciencia como base de la respuesta, recuerda que la intervención para mitigar los efectos de este fenómeno tiene que ser "muy rápida" para conseguir reducir las emisiones en 2050 y constata que el calentamiento global existe.

Así lo han explicado expertos españoles que han participado en la elaboración de diferentes informes del IPCC en la tercera jornada de la Cumbre del Clima (COP25), que se celebra en Madrid hasta el 13 de diciembre, centrada en la ciencia, la innovación y el papel de la industria.

En una conferencia en la Zona Verde de la COP25, que acoge las propuestas de la sociedad civil, han explicado cómo el IPCC, una organización intergubernamental de las Naciones Unidas, elabora informes con una opinión científica sobre el cambio climático y sus impactos, así como las respuestas posibles a estos efectos.

Luisa Cabeza, investigadora de la Universidad de Lérida, ha destacado la transparencia e independencia con la que cuenta el IPCC, ya que, mientras que cualquier otro informe lo supervisan "pocos expertos, los del IPCC los revisan cientos de investigadores".

El IPCC no hace investigación, sino que miles de científicos contribuyen a escribir y revisar diferentes investigaciones para elaborar informes que, a su vez, son revisados por representantes de todos los países.

En el proceso de conformación del equipo de expertos que redactan los informes, los países recomiendan "quién puede participar en la redacción" y después es el propio organismo el que, considerando diferentes factores, entre ellos la distribución geográfica, eligen a los investigadores que finalmente participarán.

"El hecho de que los propios países recomienden a los expertos puede restar un poco de independencia, ya que son ellos mismos los que eligen con que transparencia se desarrolla el proceso", ha destacado Cabeza, sin embargo, los investigadores que acceden al IPCC "firman un papel de independencia y es un trabajo voluntario sin remuneración".

En España, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la institución que más investigadores aporta para la elaboración de estos informes.

Cada uno de los informes de esta institución ha insistido más en la idea de que el calentamiento global existe y, ante la posibilidad de alcanzar el objetivo de que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados, la institución ha emitido una respuesta positiva, "pero con una intervención muy rápida", ha asegurado el investigador del CSIC Alejandro Caparrós.

Para reducir las emisiones en 2050, se deberían reducir "velozmente este mismo año", ha recordado Caparrós, pero "los países no están en esta senda y el Acuerdo de París es una senda demasiado lenta".

"Solo si desarrollamos el artículo 6 y 9 de la Convención de Naciones Unidas centrados en cooperación bilateral, el Acuerdo de París puede servir para algo", según el investigador.

El último informe del IPCC, centrado en los efectos del cambio climático en los océanos y la criosfera, indicaba que "toda la humanidad depende directa o indirectamente" de estos, que han absorbido "más del 90 % del exceso de calor existente en el sistema climático".