Iota causó grandes daños a viviendas e instalaciones navales de Providencia

Bogotá, 17 nov (EFE).- Las viviendas de la isla colombiana de Providencia y las instalaciones navales sufrieron grandes daños estructurales por el devastador paso del huracán Iota por ese territorio que sigue incomunicado con el resto del país, informaron este martes fuentes oficiales.

"La situación es bastante compleja, especialmente en la isla de Providencia, las afectaciones a la infraestructura son considerables. Hay varias construcciones totalmente destruidas y otro gran número bastante afectadas", dijo por teléfono a Efe el comandante de la Fuerza Naval de Caribe, contraalmirante Juan Ricardo Rozo Obregón.

Iota, que llegó a alcanzar categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson, con vientos de 250 kilómetros por hora, impactó de lleno en la madrugada del lunes el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, causando graves destrozos en su avance por el mar Caribe hacia Centroamérica.

La más afectada fue Providencia porque el ojo del huracán pasó por encima de esa isla, situada 90 kilómetros al noreste de San Andrés, la principal del archipiélago.

ISLA SIN ENERGÍA NI COMUNICACIONES

"Providencia se mantiene sin energía, sin comunicaciones", afirmó el contraalmirante, quien lamentó el fallecimiento de una persona en esa isla, hasta el momento la única víctima mortal del huracán en todo el archipiélago.

El oficial naval agregó que "por las características típicas de la construcción en el archipiélago", creen que los daños mayores los sufrieron las viviendas de Providencia, en su mayoría de madera, y que esperan "que solamente sea esto y no haya afectaciones a la vida humana".

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo anoche que en una conversación telefónica que logró tener con el alcalde de Providencia, Jorge Norberto Gari Hooker, éste le informó de daños en "cerca del 98 % de la infraestructura de la isla".

El contraalmirante Rozo Obregón explicó que hasta la madrugada de ayer tuvo contacto con sus hombres en Providencia, quienes le alcanzaron a informar de daños en las tres instalaciones navales de esa isla.

"De acuerdo con la información que me daban mis comandantes allá (en Providencia), las instalaciones de la Estación de Guardacostas están completamente destruidas, las instalaciones de la Capitanía del Puerto están completamente destruidas y las instalaciones del Batallón de Infantería de Marina están afectadas", manifestó.

Según el oficial, "un marino quedó herido pero ya está estable, ya está recuperado; está siendo atendido por nuestro personal y está fuera de peligro".

Pese a que el huracán ya se alejó del archipiélago y entró en Nicaragua, donde perdió fuerza y fue degradado a tormenta tropical con nivel 2 en la escala Saffir-Simpson, según el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU., el contraalmirante advirtió que todavía hay riesgos.

"Esto no quiere decir que no siga haciendo efectos, especialmente la marejada que genera el mar de fondo golpeando sobre el costado oeste de las islas", afirmó.

AYUDA PARA ATENDER LA EMERGENCIA

Para socorrer a los isleños anoche zarpó de Cartagena de Indias la fragata ARC Independiente llevando 15 toneladas de ayuda humanitaria y más de 190 efectivos de la Armada, del Ejército, personal de la Unidad de Gestión de Riesgo, de la Cruz Roja y expertos en atención de emergencias.

El oficial naval precisó que además de la ARC Independiente, otra fragata de la base de San Andrés, la ARC Antioquia, que ya estaba preparada para atender la emergencia, se acercó a Providencia aprovechando la mejora de las condiciones en el mar con el fin de "iniciar la maniobra de desembarco de material de ayudas embarcadas por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD)".

Un tercer buque de la Armada zarpará mañana con 30 toneladas más de ayudas y, si las condiciones atmosféricas mejoran, las autoridades esperan reabrir los aeropuertos Gustavo Rojas Pinilla, de San Andrés, y El Embrujo, de Providencia, para llegar más rápido a las comunidades afectadas.

(c) Agencia EFE