Investigan a Pablo Casado por sus bulos sobre la escuela catalana

El exlíder del Partido Popular, Pablo Casado, durante una de sus últimas intervenciones como jefe de la oposición en el Congreso de los Diputados en febrero. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)
El exlíder del Partido Popular, Pablo Casado, durante una de sus últimas intervenciones como jefe de la oposición en el Congreso de los Diputados en febrero. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

El exlíder del Partido Popular, Pablo Casado, durante una de sus últimas intervenciones como jefe de la oposición en el Congreso de los Diputados en febrero. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

Un juez del juzgado de instrucción 29 de Barcelona ha imputado a Pablo Casado, exlíder del Partido Popular, por los presuntos bulos en los que el popular afirmaba que los alumnos de primaria de las escuelas en Cataluña no podían ir al baño si no hablaban en catalán, según un información confirmada por eldiario.es.

Tras aquellas afirmaciones, la Generalitat se querelló contra Casado, al que acusó de injurias, calumnias e incitación al odio por sus palabras. Las declaraciones de Casado fueron motivadas tras la sentencia judicial del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña relacionada con la petición de una familia de Canet de Mar (Barcelona) que exigía que el 25% de las clases a su hijo fueron en catalán.

Por el momento, el juez aprecia indicios de que las declaraciones, que Casado hizo en diciembre del año pasado en un acto del PP en Galicia, pueden constituir “al menos” un delito de injurias, por lo que acuerda varias diligencias para aclarar los hechos.

En concreto, ha citado a declarar como investigado al exlíder del PPC, que será interrogado por videoconferencia, y ha requerido al PP que le entregue la grabación completa de la rueda de prensa en que Casado efectuó las declaraciones que motivaron la querella, así como la relación de los medios de comunicación que asistieron a la misma.

Apenas dos días después de haber realizado sus declaraciones, Casado reconoció que en realidad había leído una noticia de “hace diez años”, lo que demostraba, a su parecer, que el caso de la escuela de Canet de Mar “no es nuevo”.

Aquel intento de salir del paso por parte de Casado no sirvió para aplacar los ánimos de las formaciones nacionalistas catalanas, que ya habían anunciado medidas legales, incluida la propia Generalitat a través de sus servicios jurídicos, como anunció el president, Pere Aragonés.

No fueron estas, sin embargo, las únicas declaraciones del popular sobre la supuesta situación que viven los niños que no hablan catalán en las escuelas de esa comunidad. Llegó a afirmar también que a aquellos que no hablan catalán o que son hijos de policías y guardias civiles “se los señalaba” o que se les llegaba a “meter piedras en la mochila”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información