Investigan el origen de la explosión que produjo un apagón en Puerto Rico

San Juan, 11 jun (EFE).- La compañía eléctrica LUMA Energy, encargada desde hace 10 días de la transmisión y distribución de electricidad en Puerto Rico, señaló este viernes que aún se desconocen las causas por las que se incendió parte de una subestación, cercana a San Juan, que dejó sin luz a unos 900.000 clientes, de los que actualmente hay ahora 19.000 que siguen sin energía.

Así lo detalló el presidente de LUMA Energy, Wayne Stensby, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado del director de Proyectos de Operación del Sistema de LUMA, Gary Soto; el director ejecutivo de la AEE, Efran Paredes, y el secretario de Seguridad Publica, Alexis Torres, en la que dijo que esperaba que lo "ocurrido ayer (jueves) no sea normal".

"Todo los primeros 'respondedores', el Cuerpo de Bomberos, la Policía de Puerto Rico, están analizando la situación para evaluar. El FBI también está analizando. Es un poco complejo por la situación de restablecer la luz", indicó Stensby mientras que Torres apuntó que definitivamente, no se puede descartar nada.

Tras insistir en que el sistema eléctrico de la isla es "muy frágil", indicó que no espera que vuelvan a ocurrir sucesos como el de la víspera.

También detalló que espera que para las 18.00 hora local (22.00 GMT) se recupere la normalidad, justo 24 horas después de ocurrir el suceso.

Para contribuir a ello se ha instalado en el lugar de los hechos, que las autoridades indican que estaba protegido, una subestación móvil.

LUMA Energy también precisó en la conferencia de prensa que no tiene información de a cuánto ascienden los daños y advirtió que ya se comunicaron con la compañía aseguradora.

Paredes indicó posteriormente a la conferencia de prensa que considera que la avería fue un accidente.

"A veces los ojos nos engañan, así que hay que esperar al informe final, pero mi impresión de primera intención es que simplemente fue una avería accidental", precisó.

Dado que la isla es un Estado Libre Asociado y territorio de EE.UU., el FBI indicó que evalúa lo ocurrido.

Por su parte, el gobernador de la isla, Pedro Pierluisi, dijo que la prioridad "tiene que ser restablecer el servicio lo antes posible".

Por su parte, la representante de Puerto Rico en el Congreso estadounidense, Jenniffer González, cree que este hecho, junto a apagones ocurridos en los últimos días, no son actos aislados.

Entre las zonas afectadas por el apagón están la capital, San Juan, Carolina, Bayamon, Trujillo Alto, Guaynabo, Río Grande, Loiza y Cataño, así como sectores de Manatí, Caguas y Canovanas, entre otras.

La última información de LUMA Energy sobre los trabajos de recuperación señala que todavía 19.000 clientes del sistema eléctrico permanecen sin servicio.

De ellos, 13.000 se sirven directamente del transformador dañado por el fuego.

Los trabajos de instalación de la subestación portátil que se transportó a Monacillo para sustituir la instalación afectada por el fuego continúan, según la compañía.

Una vez se termine esa instalación se procederá a reconectar a los 13.000 clientes que se afectaron directamente por el fuego.

La empresa indicó que a hora estimada para completar el restablecimiento del sistema son las 20.00 hora local (24.00 GMT).

LUMA Energy asumió -por un período de 15 años- el pasado 1 de junio la transmisión y distribución de la energía eléctrica en Puerto Rico, antes en manos de la estatal Autoridad de la Energía Elééctrica (AEE), lo que originó numerosas protestas dado que empleados de la compañía estatal pasaron a la firma comercial debido a los acuerdos con el Ejecutivo y a otras agencias gubernamentales.

En estos 11 días la isla ha sufrido apagones de diversas índole que han afectado a casi un millón de clientes y varias horas antes del incendio la página web de la compañía había sido objeto de un ciberataque.

Desde la llegada de la nueva empresa, de nueva creación y fruto de la unión de la estadounidense Quanta y la canadiense Atco, una parte de la opinión publica ha mostrado su contrariedad por el cambio de servicio de la AEE a LUMA al esperar un cambio sustancial en un servicio deficitario que ofrecía la AEE.

(c) Agencia EFE