Investigadores de EEUU hallan una molécula que facilita la recuperación de la memoria

·2 min de lectura
Imagen ilustrativa de una persona mayor. (Photo: delihayat via Getty Images)
Imagen ilustrativa de una persona mayor. (Photo: delihayat via Getty Images)

Imagen ilustrativa de una persona mayor. (Photo: delihayat via Getty Images)

Varios investigadores de EEUU han encontrado una molécula que rejuvenece los cerebros envejecidos y permite recuperar la memoria. Este importante hallazgo logra estimular la búsqueda de una cura para los enfermos de alzhéimer.

El experimento en ratones, publicado por El País, demuestra que una proteína del sistema nervioso de individuos de corta edad que rejuvenece los cerebros envejecidos.

Este no es el único avance reciente que se ha conocido sobre esta enfermedad. La semana pasada, se dio a conocer un mecanismo recién descubierto y que se activa cuando las células se estresan puede abrir una vía para ayudar a prevenir la agregación de proteínas que se observa habitualmente en las enfermedades neurodegenerativas.

Una investigación encabezada por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que publica Nature Communications describe este mecanismo, relacionado con el estrés celular y con el plegamiento de las proteínas. Si se pudiera activarlo sin molestar a las células se podría encontrar una forma de tratar algunas demencias.

Una característica de enfermedades como el alzheimer y el parkinson -conocidas colectivamente como enfermedades neurodegenerativas- es la acumulación de proteínas mal plegadas que forman agregados con la capacidad de causar daños irreversibles a las neuronas.

El plegado de proteínas es un proceso normal en el organismo y, en individuos sanos, las células tienen una especie de control de calidad para garantizar que se destruyan las que lo hacen mal, pero en las enfermedades neurodegenerativas, este sistema se deteriora, con consecuencias potencialmente devastadoras.

El nuevo mecanismo identificado parece revertir la acumulación de agregados, pero no eliminándolos por completo, sino volviendo a doblarlos.

“Al igual que cuando nos estresamos por una gran carga de trabajo, también las células pueden ‘estresarse’ si se les pide que produzcan una gran cantidad de proteínas”, por ejemplo cuando producen anticuerpos como respuesta a un infección, explicó Edward Avezov de la Universidad de Cambridge.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente