La investigación tras el hongo que está matando a miles de olivos en España

La investigación tras el hongo que está matando a miles de olivos en España

Si pensamos en un cultivo representativo de España, uno de los principales sería el olivar. Que, por desgracia, cada vez está más amenazado por problemas y plagas, desde las nuevas como la Xylella fastidiosa – también conocido como “ébola del olivo” – a otras más antiguas como la verticilosis.

Para esta última se acaba de publicar un artículo que explica su mecanismo – cómo afecta el parásito al olivo – lo que permite plantear opciones para luchar contra ella.

Muy bien, pero ¿qué es eso de la verticilosis? La enfermedad la provoca un hongo que ataca las raíces del olivo, a las que pudre. De hecho, otro de los nombres de la enfermedad es la de podredumbre de las raíces. Y como las raíces se pudren, el árbol no puede captar agua ni nutrientes, y acaba muriendo en un proceso similar a una larga sequía.

O al menos eso se pensaba hasta ahora. Porque lo que se explica en el artículo del que hablamos es que la verticilosis no es algo tan sencillo como un parásito atacando a una planta. En realidad es un proceso a nivel de microbioma, un ataque masivo al olivo por parte de multitud de microorganismos.

La verticilosis comienza con la llegada del hongo Verticillium dahliae, que puede permanecer en suelos y restos agrícolas. Cuando este parásito entra en contacto con el sistema de raíces del olivo, comienza el ataque.

Pero no es un ataque en el que sólo participe el hongo. Sólo lo inicia, creando las condiciones para que otras especies – varias especies de bacterias, hongos y protozoos – lancen un complejo ataque contra el olivo. Una especie de “consorcio” o “entente” para robar los recursos al olivo.

Y el olivo se defiende, segregando una serie de sustancias para tratar de combatir a los parásitos. Pero no le sirve de mucho, ya que amebas e incluso gusanos del grupo de los nemátodos se alimentan de estos compuestos, con lo que no pueden defender al olivo.

Pero lo peor para el árbol está por llegar: sus simbiontes se vuelven en su contra. Los olivos tienen, junto con sus raíces, una serie de hongos que les ayudan a mejorar su capacidad para absorber agua y nutrientes – al conjunto se le conoce como micorriza.

Pero como decíamos, estos hongos que generalmente colaboran con el olivo pasan a aprovecharse de él y atacarlo. El resultado de este ataque masivo por distintos organismos es el que comentábamos antes, la muerte del olivo por incapacidad para conseguir agua y nutrientes.

Un proceso, como vemos, muy complejo. Y una interacción que no se da entre dos especies, parásito y presa, si no entre comunidades de organismos distintos. Y sin embargo, saber que es mucho más complejo de lo que se pensaba permite estructurar medidas y propuestas mucho más eficaces para tratar de evitarlo.

Más historias que te pueden interesar: