Una investigación alemana revela deficiencias en el rastreo de casos de COVID-19

Berlín, 14 may (EFE).- Más del 65 % de las Oficinas de Sanidad alemanas incumplen los protocolos para localizar a quienes han estado en contacto con infectados de la C0VID-19 y determinar las cadenas de infección, según una encuesta realizada por medios germanos.

Según publicaron este jueves WDR y NDR, dos emisoras regionales de carácter público, muchas de esas oficinas carecen del personal necesario y solo 1 de cada 8 está en condiciones de realizar test a los "contactos cercanos" de las personas infectadas, un aspecto clave de la estrategia sanitaria germana.

Los datos proceden de un cuestionario escrito que fue respondido por aproximadamente la mitad de las 400 Oficinas de Sanidad existentes en la república federal; ninguna de ellas en el estado de Baviera, donde el gobierno les prohibió que respondieran a la encuesta.

A estas oficinas, con competencias en salud pública a nivel municipal o comarcal, se les asignó desde el inicio de la pandemia la tarea clave de contabilizar las nuevas infecciones, decretar quiénes deberían guardar cuarentena y hacer lo posible por identificar e interrumpir las cadenas de infección.

A finales de marzo, el Gobierno federal y las autoridades regionales determinaron que por cada 20.000 habitantes debería haber por lo menos cinco funcionarios dedicados a rastrear los contactos denominados "de categoría 1", es decir, personas que han pasado por lo menos 15 minutos interactuando cara a cara con un individuo infectado.

Sin embargo, el 67 % de las Oficinas de Sanidad encuestadas han indicado que no cuentan con suficiente personal y se encuentran colapsadas por el volumen de trabajo, describiendo situaciones en las que los funcionarios se encuentran "sobrepasados y agotados" tras 14 semanas al límite.

Solo 21 de esas oficinas contestaron que están realizando test a todos los contactos de categoría 1 aunque no presenten síntomas, algo que, según confirmó a WDR y NDR un portavoz del Ministerio de Sanidad, forma parte de la "estrategia declarada" para detectar e interrumpir las cadenas de infección.

Las estrategias de actuación en cada zona también difieren mucho, según revela la investigación: mientras en algunas comarcas los funcionarios realizan un seguimiento y contactan todos los días con las personas en cuarentena, en otros lugares se les pide a éstas que tomen la iniciativa e informen a las autoridades si desarrollan síntomas.

La investigación ha visto la luz la misma semana en la que la canciller, Angela Merkel, se reunió virtualmente con los trabajadores de una Oficina de Sanidad y les prometió apoyo "allá donde hagan falta refuerzos".

Durante el encuentro, Merkel destacó además el "papel central" de las Oficinas de Sanidad en el combate contra la pandemia, puesto que es en ellas donde se determinan las cadenas de infección.

(c) Agencia EFE