Invasión de garrapata asiática de cuernos largos desata alerta en varios estados de EEUU

Tienen su origen en el lejano oriente y, desde allá, de algún modo aún no explicado han invadido Estados Unidos para chuparle la sangre a quienes viven allí. Inclusive, aunque aún no ha desarrollado esa malévola posibilidad, pueden distribuir letales microorganismos. Para completar el extraordinario cuadro, tienen la posibilidad de reproducirse asexualmente y con ello han logrado infestar de modo masivo ocho estados. Y su expansión continúa.

Se trata de la garrapata asiática de cuernos largos (Haemaphysalis longicornis) que, como se explica en Ars Technica, se ha esparcido de modo considerable en la costa este de Estados Unidos en un tiempo muy rápido, pues se le detectó por primera vez en agosto de 2017 en Nueva Jersey. Hasta el momento estas garrapatas han afectado mayormente a animales salvajes y el ganado, a los que pueden drenarles la sangre y causarles anemia e incluso matarlos si atacan en masa, y presentan también una amenaza para las personas tanto por las picaduras en sí como, si se da el caso, por las enfermedades que pueden transmitir.

Garrapatas asiáticas de cuernos largos en diferentes etapas de desarrollo: la hembra adulta a la izquierda y la ninfa a la derecha. (Rutgers University / AP)
Garrapatas asiáticas de cuernos largos en diferentes etapas de desarrollo: la hembra adulta a la izquierda y la ninfa a la derecha. (Rutgers University / AP)

No es claro cómo llegó esa garrapata a Estados Unidos. Según reportes, una oveja infestada fue identificada en Nueva Jersey en agosto de 2017, en una propiedad en la que no había más ganado. Además, la oveja no había estado fuera del país por lo que la presencia de esa variedad exótica resultó misteriosa. Pero había tantas en el entorno de esa oveja que los investigadores y propietarios fueron también atacados por los frenéticos chupasangre.

Las garrapatas fueron eliminadas con fumigación y tras la baja de temperaturas en noviembre pero, un tiempo después, fueron detectadas en otras zonas de Nueva Jersey y, con el paso de los meses, se han establecido en Arkansas, Carolina del Norte, Nueva York, Pennsylvania, Virginia y Virginia del Oeste, de acuerdo a The New York Times. Según ese medio, han infestado perros, caballos, becerros, ovejas, venados y zarigüeyas. Y aunque también pueden afectar a los humanos, no se ha cuantificado cabalmente el alcance de ello.

Además, el hecho de que la garrapata asiática de cuernos largos puede reproducirse asexualmente, sin necesidad de un cruce entre la hembra y el macho, amplifica su proliferación. Una hembra puede producir miles de huevos en unas cuantas semanas y con ello crear hordas sedientas de sangre.

Y es una amenaza patente y en expansión que podría tornarse más ominosa aún si llegaran a portar patógenos y causar enfermedades. Otras especies de garrapatas transmiten la enfermedad de Lyme, el tifus, la tularemia y fiebres y encefalitis, entre otros padecimientos.

Multitud de garrapatas asiáticas de cuernos largos infestan la oreja de una oveja. (Archivo Yahoo)
Multitud de garrapatas asiáticas de cuernos largos infestan la oreja de una oveja. (Archivo Yahoo)

Ante ello, lo mejor es protegerse y prevenir ser picados por garrapatas, según recomienda el portal LiveScience:

  • Usar el insecticida permathrin (sobre la ropa no sobre la piel) para matar a las garrapatas y el repelente de insectos Deet, que es efectivo contra mosquitos, resulta también útil para ahuyentarlas.

  • El uso de camisas de manga larga y pantalones en zonas rurales y boscosas es también recomendable.

  • Si la garrapata ya ha mordido a la persona un primer paso es tratar de retirarla de la piel. Se recomienda tomarla con pinzas tan cerca como sea posible de la piel para tratar de sacarla entera (la garrapata tiende a penetrar lo más posible dentro de la dermis).

  • Si parte de la garrapata queda dentro, eventualmente, se indica, se caerá por sí misma como sucede con astillas en la piel.

  • Lavar ampliamente con agua y jabón la zona afectada tras retirar a la garrapata es necesario.

  • No se debe usar productos químicos o fuego para tratar de retirarlas, pues eso puede causar mayor daño a la persona.

Finalmente, se señala, es conveniente acudir al médico y mostrar los restos de la garrapata extraída para que se identifique si existen riesgos de infección. Y, ciertamente, es imperativo acudir al médico si una persona comienza a sufrir erupciones cutáneas en torno al lugar de la picadura o si se padecen síntomas similares a los de la gripe, pues podrían denotar una infección que requiere tratamiento. Más recomendaciones están disponibles en el sitio web del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente