Caos en las carreteras españolas por una de las mayores nevadas de las últimas décadas

·2 min de lectura
La nevada, que comenzó el jueves, cubrió de blanco a Madrid

Por segundo día consecutivo, gran parte de España se veía este viernes cubierta de blanco por la tormenta Filomena, que provocó en Madrid la mayor nevada vivida en la capital en 50 años y generó un gran caos en las carreteras.

Con más de la mitad del país en alerta alta por nieve el viernes y el sábado, la agencia meteorológica AEMET describió la situación como "excepcional" y "probablemente histórica".

Ante una nevada sin visos de amainar, el aeropuerto de Barajas, en Madrid, detuvo todas las salidas y llegadas de vuelos.

"Por seguridad, se han paralizado las operaciones en el #Aeropuerto AS #Madrid-#Barajas, hasta mejora de la visibilidad. Prosiguen las labores de limpieza de pistas para recuperar la operativa lo antes posible", tuiteó Aena, que gestiona los aeropuertos.

Las precipitaciones más intensas se registraron en las regiones de Madrid, Castilla-La Mancha (centro), Valencia (este) y Madrid, donde se produjo la mayor nevada desde 1971, según la televisión pública.

La nieve cayó intensamente durante horas, y seguía haciéndolo a las 21H00 GMT, lo que obligó a cortar las dos principales circunvalaciones de la capital del país, la M30 y la M40, y a decretar la alerta roja en el centro de la ciudad, donde la policía trataba de ayudar a los vehículos y las personas que se habían quedado bloqueados.

La nieve perturbó la circulación en cerca de 400 carreteras principales, según la autoridad del transporte. En Cuenca (centro), unos 300 camioneros quedaron bloqueados y pasaron la noche del jueves al viernes en un estacionamiento.

En la red de carreteras secundarias, más de 50 eran intransitables y en unas 170 era necesario el uso de cadenas.

Con todo, la jornada dejó estampas memorables, como la de los niños lanzándose bolas de nieve o jugando bajo palmeras teñidas de blanco en Madrid, mientras otros retrataban el raro episodio que empezó justo después de la fiesta de la Epifanía, cuando los Reyes Magos entregan a los niños españoles los regalos de Navidad.

La AEMET había alertado que caerían de media otros veinte centímetros de nieve en Madrid y la meseta del centro del país, alcanzando el medio metro en las zonas con más altitud.

El servicio de tren entre Madrid y la ciudad de Valencia también quedó suspendido, indicó el gestor ferroviario Renfe.

El ayuntamiento de la histórica ciudad de Toledo, así como el de Albacete, solicitaron la ayuda del ejército para retirar la nieve acumulada.

Las previsiones meteorológicas indican que la tormenta Filomena se desplazará hacia el noreste el domingo, lo que implicará una disminución de la nevada aunque las temperaturas seguirán siendo excepcionalmente bajas.

El termómetro ha caído a tal punto que se registró un récord nacional -no oficial- de -34,1°C a más de 2.000 metros de altitud, el miércoles en la estación meteorológica privada de Clot de la Llança, situada en los Pirineos.

hmw/dbh/eg/jvb/tly