Una inusual invasión de espuma marina sorprendió a un pueblo cercano a Barcelona

LA NACION

Un fenómeno natural de muy poca frecuencia y visualmente asombroso se vivió hoy en la localidad catalana de Tossa de Mar, cuando las calles de ese pueblo se llenaron de espuma marina a causa del temporal Gloria, que afecta con lluvias, viento y nieve a la región.

Imma Colom, la alcaldesa de Tossa de Mar, un pequeño municipio costero que queda cerca de la ciudad de Gerona, señaló que el fenómeno de la invasión de espuma es algo natural, pero "muy aparatoso". A la vez, aseguró que es la primera vez que un episodio así ocurre en la localidad. "Hasta la gente mayor con la que he hablado comenta que nunca habían visto nada igual", dijo la jefa comunal al diario El País, de España.

El viento y el oleaje de Gloria provocaron que el agua de mar ingresara anoche en el núcleo urbano de la localidad catalana, hecho que causó la inundación del paseo marítimo y del sector antiguo del lugar, según explicó el sargento de la Policía Municipal Gray Gelpi. "La afectación es importante", añadió el agente.

El fenómeno se hizo más llamativo para los vecinos por el hecho de que el mar invasor de Tossa de Mar llegó cubierto por una gruesa manta de espuma, lo que hizo que las imágenes del suceso se difundieran en redes sociales, y mostraran un paisaje extraño, como si las calles estuvieran cubiertas de espuma de jabón de un lavarropas desbordado.

La espuma en el agua marina se produce por "la presencia de sustancias tensioactivas derivadas de la degradación de materia orgánica que se encuentra de forma natural en el medio marino", según explicó la Agencia Catalana del Agua (ACA) en un informe sobre dicho fenómeno. La espuma se forma por el oleaje, de manera que el nivel de presencia de la espuma depende de lo agitado que se encuentre el mar.

El temporal Gloria provocó también la inundación de zonas bajas, la caída de árboles y dejó sin luz algunos usuarios. El temporal no dejó heridos.