Las inundaciones en Pakistán causan 580 muertes y un millón de desplazados

© Akhtar Soomro / Reuters

El desastre climático que padece el país asiático desde julio, que incluye intensas lluvias y deslizamientos de tierra, dejó graves secuelas. Además de las pérdidas humanas, también cayeron 570 escuelas, se arruinaron carreteras y se reportaron brotes de cólera.

El pueblo pakistaní padece crudas consecuencias luego de que, desde julio, las lluvias torrenciales golpearan el país. En total cayó más del 60% de sus precipitaciones en la temporada monzónica tradicional solamente en tres semanas.

Estos altos niveles de agua causaron estragos, dejando un saldo de 580 muertos, miles que perdieron su hogar y otro millón de personas que se vieron en la obligación de abandonar sus casas.

Las fuertes lluvias provocaron inundaciones repentinas –las peores en más de 30 años- y deslizamientos de tierra intermitentes en el reciente mes de julio. Se espera una tregua, luego de que los pronósticos marquen potentes aguaceros hasta el viernes.

Esta semana, en Karachi, la ciudad más grande de Pakistán, dos días continuos de chaparrones dejaron al menos un hombre muerto. Por otro lado, a lo largo del mes pasado otras 40 personas fallecieron. En tanto que las provincias más afectadas fueron Baluchistán, Khyber Pakhtunkhwa y Sindh.

En la primera, la región pakistaní más grande y pobre, 200 personas perecieron y la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres expresó que recibieron 305% más de lluvia que el promedio anual.

En Baluchistán, 18 de los 26 distritos fueron declarados “afectados por calamidades” por la agencia gubernamental luego de un contexto en el que los habitantes debieron abandonar sus hogares, los cultivos se ahogaron y el ganado fue arrastrado.

En cuanto a daños materiales, cientos de kilómetros de rutas quedaron maltrechos, algo que impide el acceso de los servicios de emergencia. También 570 escuelas han quedado inservibles.

Producto de la lluvia y las bajas condiciones sanitarias con las que cuentan los ciudadanos actualmente también se generaron algunos casos de cólera.

“El Gobierno nos ha dejado solos”

Los damnificados han acusado que la respuesta del Gobierno pakistaní no está siendo efectiva ni suficiente. Apenas han aportado tiendas de campaña para los que se quedaron sin hogar, en tanto que los alimentos y otras ayudas las proporcionan voluntarios u ONGs. “El Gobierno nos ha dejado solos”, expresó un granjero que perdió todas sus pertenencias.

Shehbaz Sharif, primer ministro, visitó Baluchistán dos veces en el transcurso del mes y aseguró que están “haciendo todo lo posible para brindar un amplio alivio y rehabilitación a las víctimas de las inundaciones”.

En contrapartida, el gobernador de la provincia, Qudoos Bezinjo, solicitó que las autoridades federales emitan mayor contención.