La 'intranquilidad constante' en la que vivimos puede volver crónico un problema común relacionado con la demencia senil

·3 min de lectura
No descuides tu higiene dental. Cada vez más estudios demuestran la relación entre la salud bucodental y la salud mental. La '<em>Porphyromonas gingivalis</em>', la bacteria bucal que causa la gingivitis, puede pasar de la boca al cerebro y acabar pasándote factura a otros niveles, umentando el riesgo de desarrollar demencia. (Foto: Getty)
No descuides tu higiene dental. Cada vez más estudios demuestran la relación entre la salud bucodental y la salud mental. La 'Porphyromonas gingivalis', la bacteria bucal que causa la gingivitis, puede pasar de la boca al cerebro y acabar pasándote factura a otros niveles, umentando el riesgo de desarrollar demencia. (Foto: Getty)

Las preocupaciones derivadas de la pandemia, junto a otros aspectos, han hecho que muchas personas experimenten un mayor nivel de estrés que perjudica la salud oral. Este empeoramiento está producido por una peor higiene ya que cuando no estamos del todo bien, tendemos a abandonarnos y flojear en el autocuidado... nos empieza a dar pereza hasta el simple hecho de lavarnos los dientes. Esta dejadez, a su vez, deriva en un problema de encías que, a la larga, puede resultar peligroso.

"La intranquilidad constante se hace palpable en el estado de las encías, concretamente debido a la aparición de una enfermedad periodontal conocida como gingivitis ulcerosa necrosante aguda (GUNA), se traduce en el sangrado e inflamación de las encías", indica el doctor Jorge Ferrús, periodoncista e implantólogo. Aunque es habitual que afecte a personas jóvenes, hay otros factores de riesgo como el tabaco, una alimentación deficiente o la falta de sueño reparador". Todo ello, unido al hecho de tener peor un estado anímico, contribuye a que se deje de lado la higiene oral diaria.

Es como una pescadilla que se muerde la cola. Las personas que no se lavan los dientes tienen hasta un 65 por ciento más de probabilidades de padecer demencia senil. En concreto, entre un 22 y un 65 por ciento de posibilidades de desarrollar complicaciones relacionadas con la demencia senil, ya que las bacterias que habitan en la boca terminan llegando al riego sanguíneo, según apunta la American Geriatrics Society (AGS, por sus siglas en inglés).

"Porphyromonas gingivalis es el culpable más común de la enfermedad de las encías, e incluso se pueden producir placas de proteína beta-amiloide, una característica importante de la enfermedad de Alzheimer como respuesta a esta infección", según una revisión de estudios de el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento ((NIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Se ha demostrado que este patógeno periodontal es capaz, a través de sus toxinas gingipaínas, de reproducir los procesos pato-fisiológicos asociados a la enfermedad de Alzheimer en diferentes modelos animales, y otros estudios preclínicos, pero también se confirma su detección en humanos, tanto en necropsias como en pacientes.

"La investigación concluye, tras haber realizado un estudio durante 18 años a un grupo de 5.500 personas, que quienes habían tenido un mayor descuido por su boca, tenían mayor probabilidad de desarrollar complicaciones relacionadas con la demencia senil", explica el Dr. Ferrús.

Y es que la bacteria 'Porphyromonas gingivalis' produce una proteína que destruye las células nerviosas en el cerebro, lo que a su vez conduce a la pérdida de la memoria y, en última instancia, al alzhéimer.

Pero tal y como aseguran las investigaciones previas, la afetacción cerebral con Porphyromonas gingivalis no es el resultado de una atención dental deficiente después del inicio de la demencia o una consecuencia de la enfermedad, sino un evento temprano que puede explicar la patología encontrada en personas de mediana edad antes del deterioro cognitivo.

Sin embargo, hay que matizar la bacteria no causa el alzhéimer por sí misma,sino que su presencia aumenta sustancialmente el riesgo de desarrollar la enfermedad y también está implicada en una progresión más rápida de la misma.

Esto confirma la teoría de que el riesgo de demencia está vinculado a una variedad de factores. Algunos, como la edad y la genética, están completamente fuera de nuestro control. Sin embargo, hay ciertos hábitos comunes que sí se pueden mejorar, y de no hacerlo, pueden aumentar significativamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad progresiva e incurable. Y, ojo, porque esta bacteria está relacionada también con el reumatismo, la EPOC y el cáncer de esófago.

Por ejemplo, tal y como te estamos contando, al no cepillarse los dientes con regularidad, las bacterias en la boca pueden provocar GUNA, que, a su vez, puede estar asociada con un mayor riesgo de demencia.

Por otro lado, las personas que tienen una continua sensación de tristeza o tienen depresión, suelen prestar una menor atención a su higiene. "La constante preocupación, no solo la que ha generado la propia pandemia, sino sus consecuencias (preocupación por la familia, el trabajo, la propagación del virus, etc.) ha hecho mella en la mente de muchas personas", señala el periodoncista.

Una de las consecuencias ha afectado directamente a la boca. «Especialmente tras los meses de confinamiento, detectamos mayores problemas de caries, bruxismo y roturas de dientes debido a los nuevos hábitos adquiridos en casa. Esto ha hecho que problemas poco graves se hayan ido desarrollando hasta ser enfermedades que revisten mayor importancia. Aun así, en general la población está siendo consciente de que visitar al dentista con regularidad y abordar a tiempo sus problemas bucales es un aspecto fundamental para la salud», concluye.

Más historias que te pueden interesar:

Hay que cepillarse los dientes antes de desayunar y poco nos lo han dicho

La explicación médica a la epidemia de dientes rotos por coronavirus, no es solo estrés

Las consecuencias de tener unas encías enfermas (en distintas partes del cuerpo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente