Interpol se suma a búsqueda masiva de 2 niñas desaparecidas en Tenerife

·3 min de lectura
Anna y Olivia
Anna y Olivia

La Interpol ha publicado este jueves en su página de internet las fotografías de dos niñas españolas que presuntamente fueron sacadas por su padre de las Islas Canarias, frente a África Occidental.

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) emitió una llamada “notificación amarilla” por las niñas, de uno y seis años. La Interpol toma ese paso para ayudar a localizar a personas desaparecidas, mayormente menores de edad, o ayudar a identificar a personas que no pueden revelar su identidad por sí mismas, de acuerdo con la organización intergubernamental.

Las niñas, Anna y Olivia, y su padre, Tomás Gimeno, desaparecieron el 27 de abril en Tenerife, la más grande de las Islas Canarias. La madre de las menores, que está divorciada del padre, señaló que el hombre le dijo que ella nunca más volvería a ver a las niñas.

El dispositivo de emergencias que busca desde el miércoles 28 de abril a Tomás G. y a sus dos hijas de uno y seis años por las costas de Tenerife mantiene su actividad, con un rastreo que incluye mar, aire y tierra. 

Aunque la desaparición del padre y las niñas se produjo el martes 27 de abril, fue al día siguiente y una vez localizada a la deriva un barco propiedad de Tomás G. (el padre se llama Tomás Antonio Gimeno), frente a las costas del municipio Güímar, cuando se inició el rastreo por mar.

Desde ese día la zona de búsqueda se ha ido ampliando y si bien, los primeros días incluía la franja marítima desde donde fue hallado el barco hasta la punta de Anaga, posteriormente el rastreo se ha ido prolongando hacia el sur de la isla.

No obstante, el entorno familiar de las niñas Olivia y Anna consideran que Tomás. podría haber huido en algún barco hacia algún punto de Sudamérica o el Caribe, aspecto que no ha sido confirmado por los investigadores, que consideran que siguen abiertas todas las hipótesis.

MOVIMIENTOS SOSPECHOSOS

Los investigadores continúan con el rastreo de los movimientos bancarios realizados por Tomás Antonio G. y, por ahora, los que se ha detectado son compatibles con actividades empresariales.

El análisis de las cuentas bancarias, que fue ordenado por el juzgado que instruye las diligencias por un presunto caso de secuestro parental, forma parte de una de las líneas de investigación que se han abierto para conocer el paradero de Tomás y de sus dos hijas de 6 y 1 años, Olivia y Anna.

Tomás Antonio G. fue visto por última vez en la noche del martes 27 de abril en la Marina de Santa Cruz de Tenerife, donde sus cámaras pudieron grabarlo hasta en tres ocasiones, una de ellas cargando en su barco bolsas y maletas.

En ninguna de estas imágenes aparecen las niñas aunque, según han recogido algunos medios de comunicación, la mayor de ellas, Olivia de 6 años, sí asistió esa tarde a unas clases deportivas.

Por otra parte, están los análisis forenses, que han determinado que la sangre que había aparecido en la embarcación del padre de la niñas, Tomás Gimeno, no es de ellas, sino de él.

Este dato ha reavivado la esperanza de hallar con vida a las pequeñas. Tras analizar las cuentas bancarias de Gimeno, se ha detectado un movimiento bancario de 55.000 euros en las 24 horas previas a a la desaparición. Eso sí, que no fueron retirados.

Este lunes, los agentes regresaron al domicilio del progenitor para realizar una segunda inspección en la que la policía científica tomó muestras. Todos estos movimientos han sido el preludio de que el juez haya imputado al padre un delito de secuestro y de que se haya activado una orden de búsqueda internacional.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente