Internet es de los multimillonarios: Bezos, Musk y Zuckerberg poseen casi toda la Red

·4 min de lectura

Internet ha dejado de ser un lugar neutral y ha pasado a ser el coto privado de los hombres más ricos del mundo. Jeff Bezos domina el almacenamiento de en la Red a través de Amazon Web Services; Mark Zuckerberg tiene el monopolio de las redes sociales y del metaverso; y el último en unirse a la fiesta ha sido Elon Musk con la compra de Twitter, que es de facto el medio de comunicación y la herramienta de opinión pública más poderosa que hay sobre la Tierra.

Durante el mandato del fundador de Twitter, Jack Dorsey, se le criticó como un líder ineficaz, en parte por sus inclinaciones libertarias y en parte porque dirigía otra empresa, Square, que ahora se llama Block. Así que puede sorprender que un coro de voces insista ahora en que Musk, que aparentemente comparte una política similar pero posee y dirige aún más empresas (por ejemplo, SpaceX, Boring Company, Tesla, NeuraLink), salvará a Twitter.

An image of Elon Musk is seen on a smartphone placed on printed Twitter logos in this picture illustration taken April 28, 2022. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration
An image of Elon Musk is seen on a smartphone placed on printed Twitter logos in this picture illustration taken April 28, 2022. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

El principal argumento de Elon Musk para comprar Twitter ha sido que piensa defender la libertad de expresión. Sin embargo, en el pasado, Musk ha tratado de destruir a un denunciante de Tesla por dar la alarma sobre el despilfarro y el fraude que conducen a productos inseguros, canceló personalmente el pedido de Tesla de un bloguero después de que escribiera sobre un evento de lanzamiento mal gestionado, despidió a los empleados por denunciar el acoso racista y trató de sobornar al adolescente que creó una cuenta de seguimiento de los vuelos del jet privado de Musk. Si tuviéramos que juzgar el compromiso de Musk con la libertad de expresión basándonos en sus acciones, debemos concluir que no podría importarle menos. Le importa promover sus intereses.

La compra por parte de Musk es la última confirmación de que Internet, ahora mismo, es el patio de recreo de los billonarios. El hombre más rico del mundo pronto será dueño de Twitter. El segundo hombre más rico (Jeff Bezos) es dueño del Washington Post y con sus acciones en Amazon controla Amazon Web Services. El tercer hombre más rico (Bernard Arnault) es dueño del grupo editorial francés Lagardère, que posee una serie de importantes medios de comunicación en Europa. Dos de los 10 hombres más ricos (Larry Page y Sergey Brin) son propietarios de Google. Mark Zuckerberg, uno de los 20 hombres más ricos del mundo, es dueño de Facebook, Instagram y WhatsApp.

El lucrativo negocio de la nube

Amazon Web Services, o AWS, es la sección de la compañía que vende servicios de computación en la nube tanto al mundo exterior como al propio Amazon. Puede comprar espacio de almacenamiento para almacenar una gran base de datos, ancho de banda para alojar un sitio web o poder de procesamiento para ejecutar software complejo de forma remota. Permite a las empresas y a las personas evitar la molestia de comprar y ejecutar su propio hardware, al tiempo que les permite pagar solo por lo que realmente usan.

Todos conocemos WhatsApp o Twitter. Pero no todo el mundo sabe que prácticamente todas las grandes plataformas de Internet se apoyan en Amazon Web Services (AWS), desde Netflix hasta Spotify pasando por la propia Apple.

En 2017, AWS fue responsable de una décima parte de los ingresos de la compañía, pero su "ingreso operativo", la cantidad de dinero que deja en las arcas de Amazon una vez que se contabilizan los gastos, eclipsa a cualquier otro sector, con ingresos de 861 millones de dólares millones en comparación con los 255 millones de dólares que Amazon genera por las ventas en América del Norte y los 541 millones de dólares que perdió internacionalmente. Una pérdidas que incluso llevaron a cerrar su portal en China, uno de los primeros grandes fracasos que se le conocen a Bezos.

¿Por qué es tan lucrativa esta sección de Amazon? Porque básicamente, es pura tecnología. Son servidores y programas elaborados y mantenidos por un grupo de ingenieros. No hace falta ni negociar con proveedores, ni pagar un almacén para guardar los productos, ni pagar a mozos ni a transportistas ni ninguno de los elementos que forman la cadena de venta clásica de los productos de Amazon. Es decir, casi no hay humanos en ella: automatización a muerte.

Por supuesto, AWS funciona a las mil maravillas. Por eso en sus servidores están alojados todo el contenido de plataformas como Netflix (respnsable de un tercio del tráfico de Internet en Estados Unidos) o Spotify. O por eso grandes grupos de comunicación como Condé Nast (Vogue, GQ, WIRED, Glamour…) tienen alojadas todas sus páginas web en los servidores de Amazon. Hasta los rivales directos de Amazon, como Apple, usan sus servicios: se estima que la compañía que dirige Tim Cook paga mensualmente 30 millones de dólares a Amazon por sus servicios AWS.

Ya seas una empresa o un usuario, lo más probable es que cada vez que entres en Internet estés pisando la propiedad de alguno de los hombres más ricos del planeta. Y parece que no hay forma de que esto vaya a cambiar. Ni a corto ni a largo plazo.

Más noticias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente