Indemnización millonaria por haber sido intercambiada en el hospital al nacer

·3 min de lectura

La historia de Lorena y Antonella, dos jóvenes italianas intercambiadas en el hospital al nacer en 1989, ha dado la vuelta al mundo y, tras años de espera, parece haber encontrado un final judicial para al menos una de ellas. Antonella recibirá una indemnización de medio millón de euros por lo sucedido. Su familia biológica, otro medio millón a repartir entre su madre, su padre y su hermano, según publica La Gazzetta del Mezzogiorno.

Las dos jóvenes nacieron el 22 de junio de 1989 con 11 minutos de diferencia y por cesárea. (Foto: Getty Images)
Las dos jóvenes nacieron el 22 de junio de 1989 con 11 minutos de diferencia y por cesárea. (Foto: Getty Images)

El 22 de junio de 1989 dos parejas acudieron al hospital de Canosa, en Italia, para dar a luz. Por un lado, Michele y Caterina. Por otro, Loreta M. y Vito O. Al recibir el alta, se llevaron consigo a la bebé equivocada. Sin que se pueda establecer en qué momento exacto se produjo la confusión y el intercambio de las niñas, el citado diario explica que ambas nacieron con 11 minutos de diferencia por cesárea y fueron trasladadas a la sección de neonatos. El descubrimiento el intercambio se produjo en 2012 y la pista fue una fotografía en Facebook.

Fueron los padres ahora indemnizados los que vieron una imagen en dicha red social de una niña que se parecía mucho a la suya. Tiraron del hilo y una prueba de ADN demostró que aquella era su hija biológica y no la que se habían llevado consigo a casa y criado durante todos esos años. Entonces, denunciaron. Además, se da la circunstancia de que su hija biológica sufrió una infancia complicada y acabó siendo abandona. Vivió en un orfanato hasta que una familia la adoptó.

Ahora, 33 años después de su nacimiento, la Audiencia de Trani ha condenado a la región a pagar una indemnización de medio millón de euros a Antonella, mientras que sus padres biológicos recibirán 215.000 euros en concepto de “daño moral por daño a la relación parental” y su hermano, 81.000 euros. A esa cifra hay que sumar los intereses generados desde la confirmación de los resultados de la prueba de ADN obtenidos en 2013. La petición inicial era de nueve millones de euros.

En su sentencia, recogida por el citado medio italiano, el tribunal determina que se produjo una “grave negligencia e imprudencia” por parte de los “obstetras y enfermeras puericultoras” del hospital donde nacieron las niñas. La suposición del juez es que “el intercambio se produjese en el momento del nacimiento en la sala de partos o, aún más probable, en la sala de recién nacidos donde fueron llevadas las recién nacidas nacidas casi simultáneamente”. Además, en su sentencia incide en el hecho de que “no hay constancia” de que se usasen “pulseras de identificación”.

Por su parte, Lorena, la otra niña intercambiada, aún está a la espera de que se resuelva su demanda, en la que pide varios millones de euros de indemnización. Su caso es aún más complejo ya que no se le puede realizar una prueba de ADN para confirmar que es hija de Loreta M. y Vito O. ya que ambos llevan desaparecidos más de una década y no han dado con su paradero.

La Región podría recurrir la sentencia, pero, según La Gazzetta del Mezzogiorno, todo apunta a que pagará dando por finalizada esta parte del litigio.

EN VÍDEO | En Portugal varias urgencias obstétricas han cerrado por la falta de especialistas