El intento de 'Asedio al Congreso' acaba en disturbios y con 15 detenidos tras una escasa asistencia

QUINCE DETENIDOS Y 29 PERSONAS ATENDIDAS

La Plataforma En Pie, convocante del acto, da por concluida la protesta ante el "insuficiente apoyo social"

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La Plaza de Neptuno ha sido este jueves el epicentro de una nueva manifestación, 'Asedia el Congreso', convocada en esta ocasión por la Plataforma en Pie. Tras más de dos horas de protesta pacífica, con menos asistencia que en otras precedentes, ha concluido con disturbios que se han saldado con al menos 15 detenidos y 14 agentes de la Policía heridos.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press han cifrado en un máximo de 1.200 las personas que han secundado la convocatoria. La Policía Nacional ha desplegado un fuerte dispositivo, con unos 1.400 agentes, para proteger la Cámara Baja ante una convocatoria oficialmente no comunicada. El perímetro de seguridad llegó en algunos casos a los 300 metros, con todas las calles aledañas al Congreso cortadas.

Las primeras cargas policiales se registraron en Neptuno cuando un grupo de personas intentó derribar las vallas que impedían el paso hacia la Carrera de San Jerónimo, donde se encuentra el Congreso de los Diputados. Además, hubo un lanzamiento continuado de objetos hacia la línea de formación de la Policía, al otro lado del vallado.

En ese momento, antidisturbios que estaban desplegados en uno de los extremos de la plaza acudieron rápidamente al lugar, estableciendo un perímetro de seguridad entre los manifestantes y el vallado que apenas duró unos segundos, ya que acto seguido procedieron a la primera carga que desembocó en el 'correcalles' desde Neptuno.

Eran las ocho y media de la tarde y a estas primeras cargas le sucedieron otras, dispersas por diferentes puntos del Paseo del Prado, entre Atocha y la Plaza de Cibeles y la calle de Alcalá.

Los momentos de mayor tensión se vivieron en los alrededores de la estación de Atocha, en la glorieta de Carlos V, donde hubo reiteradas cargas policiales y enfrentamientos protagonizados por los grupos más radicales que lanzaron a los agentes todo tipo de objetos, desde piedras hasta material de obra y trozos de mobiliario urbano. También hubo lanzamientos de alguna bola de billar.

La situación en la glorieta de Carlos V era de total confusión porque los manifestantes corrían en numerosas ocasiones por calles en las que seguía abierto el tráfico parcialmente, perseguidos por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que, en su mayoría, estrenaban una identificación visible en sus uniformes.

Las carreras y las persecuciones se sucedieron también en otros puntos de la capital como la calle Alcalá, donde se prendió alguna hoguera con restos de contenedores y basura. No obstante, en esta zona los desórdenes públicos fueron de menor gravedad e intensidad que los vividos en la zona de Atocha.

INICIO PACÍFICO

La protesta comenzó a las cinco de la tarde sin apenas asistencia, si bien la plaza de Neptuno comenzó a llenarse conforme pasaban las horas, hasta un máximo que rondó las 1.200 personas, cuando las tres marchas que han partido desde diferentes puntos de la capital se han juntado en esta zona.

Los manifestantes han portado banderas republicanas y han lanzado las consignas habituales reclamando la dimisión del Gobierno. Los bancos y la propia Policía han sido otros de los organismos más criticados por los presentes en 'Asedia el Congreso'. 'Sin política, sin economía, sin Champions, sin futuro', era el lema de una de las pancartas que resumía el sentir general.

Durante los primeros momentos de la protesta, hasta que se ha registrado la primera carga policial a las ocho y media, la convocatoria transcurría con tranquilidad y los únicos incidentes puntuales se han registrado cuando un grupo de manifestantes ha increpado a dos personas al grito de "madero, madero" al creer que eran agentes secretos. No obstante, finalmente el incidente no ha pasado a mayores y los concentrados se han disuelto al grito de 'Secreta, idiota, te crees que no se nota'.

Asimismo, durante el comienzo de la manifestación, algunos participantes, además de periodistas y fotógrafos, han 'tomado' la famosa fuente de Cibeles que, en contra de lo que ocurre en otras manifestaciones, no estaba vallada. Un operario de la Concejalía de Medio Ambiente ha puesto en marcha el dispositivo de agua para obligarles a desalojar el monumento.

VERSTRYNGE, SOLO PARA VER

Entre los asistentes a la marcha ha llamado la atención la presencia del exsecretario general de Alianza Popular Jorge Verstrynge, que se ha personado en la plaza de Neptuno en el momento más tenso de la convocatoria 'Asedia el Congreso' "sólo para ver", según ha dicho él mismo, aunque ha defendido que existen motivos para protestar.

Preguntado por Europa Press acerca de si apoyaba la protesta ha replicado: "¿Crees que no hay motivos para protestar?". Además, en un momento determinado, uno de los presentes le ha increpado verbalmente preguntándole qué tal los tiempos de Fraga. "Eso era puro franquismo", ha contestado.

Posteriormente, un joven con la cara tapada se le ha acercado y emocionado le ha dicho algo al oído y posteriormente ambos se han fundido en un abrazo. Esta escena se producía a escasos metros de una formación de antidisturbios situada en el Paseo del Prado, ante la presencia de radicales a escasos trescientos metros.

LA PLATAFORMA EN PIE HABLA DE FALTA DE APOYO

Sobre las nueve de la noche ha quedado prácticamente desalojada la zona de la plaza de Neptuno, con un pequeño grupo de medio centenar de personas que resistían en la zona, y Atocha ha recuperado poco a poco la normalidad. La Policía seguía en el Paseo del Prado, mientras los participantes en la convocatoria se dispersaban por las calles del centro de la capital, con incidentes aislados en Alcalá, Sol, Gran Vía y la zona de Lavapiés.

De esta forma, poco antes de las diez de la noche se volvió a abrir el tráfico en el Paseo del Prado y la propia Plaza de Neptuno, aunque todavía quedaban en la zona grupos esporádicos de manifestantes vigilados de cerca por los agentes antidisturbios.

De hecho, la Plataforma en Pie, convocante de lo que habían llamado un "asedio indefinido" del Congreso, informaba a esta hora a través de su cuenta en Twitter que, debido al "insuficiente apoyo social", daban por concluida la protesta. "No tiene sentido", decían, "no vemos fuerzas suficientes y no es prudente continuar la acción".

Según los datos facilitados por la Jefatura Superior de Policía y la Delegación del Gobierno de Madrid, desde el inicio de la protesta se han contabilizado un total de quince arrestos y al menos 14 agentes heridos.

La mayoría de los detenidos están acusados de desacato a la autoridad y desórdenes públicos. Entre los arrestados, figura un supuesto miembro de la peña 'Los Bukaneros' del Rayo Vallecano al que se le ha incautado un cuchillo; una persona con orden de busca y captura de un juzgado por un caso de violencia doméstica; y otras dos personas que portaban material de 'guerrilla urbana', que supuestamente iban a utilizar en las protestas en torno a la Cámara Baja.

Asimismo, ha sido arrestado también un hombre con numerosos antecedentes policiales, entre ellos, por tráfico de estupefacientes.

Fuentes de Emergencias Madrid han informado a Europa Press que el Samur-Protección Civil ha prestado asistencia sanitaria a un total de 29 personas durante la protesta, de las cuales 13 eran agentes de Policía y los 16 restantes manifestantes.

De ellos, ocho personas --cuatro agentes y cuatro manifestantes-- han requerido traslado hospitalario, aunque en todos los casos correspondía a casos leves y por prevención.

Todos los atendidos presentaban cuadros leves o muy leves, en la mayoría de los casos relativos a torceduras y contusiones leves, indicaron las mismas fuentes.

PUBLICIDAD