La intensa lluvia deja un herido, calles inundadas y un barco hundido en Mataró

·3 min de lectura
Una policía local de Mataró en el paso soterrado de Sant Agustí, este sábado. (Photo: EFE/Quique García)
Una policía local de Mataró en el paso soterrado de Sant Agustí, este sábado. (Photo: EFE/Quique García)

Una policía local de Mataró en el paso soterrado de Sant Agustí, este sábado. (Photo: EFE/Quique García)

El Ayuntamiento de Mataró (Barcelona), donde este viernes cayó una intensa tromba de agua, mantiene activada la fase de alerta del Plan de Actuación Municipal por inundaciones, mientras los servicios municipales siguen limpiando calles y reparando los daños en varios equipamientos y en la vía pública para recuperar la normalidad.

Según un comunicado emitido por el consistorio de Mataró, este plan que se activó a mediodía del viernes seguirá activado mientras duren los trabajos para restablecer del todo la normalidad en la localidad.

Además, la Policía Local prepara un atestado para conocer las circunstancias por las que un hombre de 63 años quedó atrapado en el interior de su coche en un subterráneo inundado y fue rescatado in extremis antes de que el vehículo se hundiera del todo.

El hombre rescatado fue trasladado en estado grave al hospital de la localidad. Según han informado fuentes hospitalarias a Europa Press, el hombre, ingresado por una parada cardiorrespiratoria por ahogamiento, está ya estable y fuera de peligro en la UCI del Hospital de Mataró.

El Ayuntamiento de Mataró, en el comunicado, informa de que este subterráneo, el Cargol, está señalizado como zona inundable aunque durante la intensa lluvia caída este viernes no estaba cortado a la circulación de vehículos.

Con la excepción de otro paso subterráneo, el de Sant Agustí, que en la mañana de este sábado permanecía cerrado a la circulación de peatones, el resto ya se han limpiado y funcionan con normalidad.

Además, en cuanto a la situación del puerto —que ya ha recuperado la normalidad—, la intensa lluvia ha provocado el hundimiento de un barco, del que no se tiene constancia que se haya producido un escape de combustible.

Asimismo, el ayuntamiento trabaja en la retirada de árboles caídos en la vía pública y en la reparación de los semáforos que dejaron de funcionar a raíz del aguacero.

En cuanto a los equipamientos municipales, las lluvias provocaron filtraciones e inundaciones en varios centros educativos, como la escuela Anxaneta, que es la que resultó más afectada.

También quedaron afectados equipamientos deportivos, sobre todo, el pabellón municipal Teresa María Roca, aunque no ha incidido en la actividad deportiva prevista para este fin de semana, y en algunos culturales, como Can Marfà, donde se inundó toda la planta baja, por lo que ha habido que desmontar la exposición temporal del centro.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR