La inteligencia noruega considera el atentado de Oslo un acto de "terrorismo islamista extremista"

·1 min de lectura

Conmoción en Oslo tras el atentado en un bar frecuentado por el colectivo LGTBI+, que dejó dos muertos y una veintena de heridos, en plenas celebraciones del Orgullo Gay. Un "crimen de odio" para muchos, que los servicios de inteligencia noruegos consideran como un acto de "terrorismo islamista extremista". El atacante, arrestado tras el tiroteo, es un ciudadano noruego de origen iraní, de 42 años, que los servicios secretos tenían en el punto de mira, desde 2015, por el peligro de radicalización.

Las autoridades elevaron de tres a cinco, el máximo, el nivel de alerta terrorista. Y la organización del Oslo Pride suspendió todos los actos que debían celebrarse este sábado.

"Es un día muy oscuro en el soleado Oslo, porque esperábamos un desfile alegre y animado por nuestras calles, donde la gente celebraría el Orgullo (LGBT) después de tres años de pandemia y otros parones. En cambio, vivimos un día oscuro tras ser golpeados por el terror. Todo indica que ha sido un atentado de un extremista islamista", declaró Jonas Gahr Støre, primer ministro de Noruega.

"Somos gais, no vamos a desaparecer"

Un desfile improvisado marchó por el barrio de Grønland, en el centro de Oslo, tras la cancelación del desfile oficial. Uno de los eslóganes más coreados fue: "Aquí estamos, somos gais, no vamos a desaparecer".