Un instituto que no existe engañó a Estados Unidos y terminó haciendo el ridículo por televisión

·5 min de lectura
Una imagen del partido de 'high school' entre IMG y Bishop Sycamore, un instituto a distancia no reconocido por el estado de Ohio y que no cumple con las normas educativas del estado, pero que ha conseguido enfrentarse a los mejores equipos del país y ser televisado por ESPN.

A estas alturas nadie debería llevarse las manos a la cabeza si decimos que muchos programas educativos de Estados Unidos son más una plataforma para terminar en el deporte profesional que la forma de labrarse un futuro mediante los estudios. Una beca universitaria puede abrirte las puertas del profesionalismo y por ello son muchos los chicos que utilizan su paso por el instituto para hacerse un nombre, llamar la atención de ojeadores universitarios y comenzar a labrar su camino hacia la NBA, la NFL, la MLB… De hecho, hay escuelas en las que la educación es completamente secundaria y el deporte manda (se maquilla, pero es así). IMG, en Florida, es el perfecto ejemplo de instituto de este tipo. Una fábrica de estrellas adolescentes que suele ganar muchos de sus partidos por diferencias abismales. El 58-0 que el equipo de fútbol americano de IMG endosó a Bishop Sycamore no debería haber llamado la atención, excepto porque la escuela secundaria de Bishop Sycamore no existe. Insistimos, no existe. Vayamos por partes.

Pese a que desde la escuela afirman que tiene sede en Columbus, Ohio, en la página web oficial de Bishop Sycamore no hay ninguna dirección física y la que se da a los jugadores reclutados corresponde a la biblioteca de la Universidad de Franklyn, donde hace un tiempo alquilaron una oficina. Es más, cuando se escriben estas líneas, dicha web está 'caída'. Supuestamente se trata de un instituto a distancia con clases por Internet, pero tampoco hay ningún listado de profesores ni asignaturas. En la web del supuesto centro sólo se habla de fútbol americano y la forma en la que los chicos pueden ser reclutados para dar sus primeros pasos hacia lo que prácticamente prometen como un futuro profesional asegurado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

El Departamento de Educación de Ohio no reconoce a ninguna ‘escuela autónoma’ para el curso 2021-22 que responda al nombre de Bishop Sycamore. De hecho, el año pasado ya se marcó dicho ‘centro educativo’ (entre muchas comillas) como “escuela no autorizada ni financiada por impuestos del estado” completamente al margen de la Junta Educativa del Estado de Ohio. El gobernador del estado, Mike DeWine, ha sido el primero en salir a la caza de este fraude. “Escuelas como Bishop Sycamore tienen la obligación bajo la ley de Ohio de cumplir con ciertos estándares mínimos. No está claro si Bishop Sycamore cumple con estos estándares”, publicó en su cuenta de Twitter tras el escándalo del último partido.

Pese a todo esto, el pasado domingo, IMG barrió a Bishop Sycamore. Y lo hizo en televisión nacional, en un partido retransmitido por ESPN. El canal de televisión deportivo por antonomasia ofrece partidos de ligas de institutos cuando se trata de enfrentamientos entre equipos con mucho potencial o jugadores llamados a ser estrellas universitarias. Por ejemplo, cuando LeBron James y Carmelo Anthony coincidieron en high school en 2002, ESPN dio una cobertura brutal a uno de sus enfrentamientos. Lo mismo con jugadores de fútbol americano como Michael Vick o Patrick Mahomes. Lo que sucede es que desde Bishop Sycamore aseguran que cuentan con varios jugadores en la élite del football adolescente, pero la realidad es que ninguna universidad se fijaría en ellos. Es más, algunos de esos chichos tienen 19 o 20 años y son descartes de las conocidas como JUCO (Junior College) y sacan entre dos y tres años a sus rivales. ¿Cómo es posible que ESPN retransmitiese el IMG vs. Bishop Sycamore? Pues porque desde la supuesta escuela de Ohio se la colaron al canal.

Los comentaristas del partido no daban crédito a la paliza de IMG a Bishop Sycamore. Durante el primer cuarto el resultado ya era de 30-0 y la mayor preocupación de los profesionales al micro era que algún jugador de IMG se lesionase. “Lo menos que puede pasar en partidos como éste es que alguien se lesione de gravedad y su carrera acabe antes de tiempo”, se escandalizaba uno de los miembros de ESPN. Desde el canal culpan a la agencia de marketing encargada de ofrecerle los partidos de instituto. Una empresa que claramente se dejó convencer por la moto que le vendieron desde la escuela ‘inexsistente’ en forma de “este equipo es muy bueno y tenemos jugadores que estarán en la NFL en unos años”. Para qué confirmar si alguno de esos jugadores aparece en los rankings de high school, ¿verdad? Algo que por otro lado cada vez es más complicado, si no imposible, pues la web referente en deportes escolares Maxpreps.com ha borrado el historial de Bishop Sycamore.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De un modo u otro, desde la ‘escuela a distancia’ de Ohio han conseguido convencer a dos de los mejores equipos del país para enfrentarse a ellos, disputando dos partidos en tres días (antes de verse las caras con IMG lo hicieron con un instituto puntero de Pittsburgh). Además, a finales de esta misma semana tenían previsto jugar contra el campeón estatal de Kentucky, que tras el escándalo ha cancelado el duelo. Muchos dicen que uno de los artífices de este entramado ha sido el entrenador Roy Johnson, curiosamente despedido tras el revuelo mediático, así como alguien con una citación judicial por no comparecer a un juicio en el que se le acusaba de violencia doméstica. Sin embargo, la cara visible de este esperpento es Andre Peterson, que es fundador, director y entrenador de las líneas ofensivas y defensivas del equipo de fútbol.

“No hay nada relacionado con esto que pueda constituirlo como una estafa porque no estoy ganando nada financieramente con lo que estamos haciendo”, explicó Peterson a USA Today Sports el lunes. “La realidad es que tengo un hijo que también está en el programa. Si es una estafa y los niños no van a la escuela y no hacen lo que se supone que deben hacer, entonces literalmente me estoy estafando a mí mismo. Y lo más importante, estoy lastimando a mi propio hijo”. Quizás para evitar todas estas suspicacias (fundadas) debería cumplir sus propósitos para este año. “Tenemos que asegurarnos de que la web también incluya la parte académica. Tenemos que convertirlo en un sitio web real de la escuela”. A lo mejor ya es un poco tarde y haber engañado a un país entero no es la mejor ayuda. 

VÍDEO | Carl Nassib es el primer jugador en activo de la NFL que se declara homosexual

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente