El inmueble de la discordia del divorcio entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas

·3 min de lectura
VALENCIA, SPAIN - OCTOBER 15:  Enrique Ponce and Paloma Cuevas attend Arts, Sciences and Sports Telva Awards 2015 at Palau de Les Arts Reina Sofia on October 15, 2015 in Valencia, Spain.  (Photo by Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images)
Una finca impedía que el torero firmase su divorcio con Paloma Cuevas (Photo by Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images)

Hace casi un año que Paloma Cuevas y Enrique Ponce se separaron. El uno de julio de 2020 saltaba la inesperada noticia a la prensa del corazón y es que el matrimonio llevaba unido desde hacía dos décadas.

Con el paso de las semanas apareció en escena Ana Soria, de 22 años, como la nueva novia del torero y, mientras Paloma Cuevas se mantenía (en su línea) discreta y al margen del escándalo mediático, pedía formalizar el divorcio.

Paloma, madre de las dos hijas de Enrique, Paloma y Bianca, firmaba el divorcio al poco de la ruptura pero el documento quedaba cojo dado que el diestro se resistía a estampar su firma para poder desvincularse por completo de su ya expareja.

En aquel momento los medios de comunicación crearon rumorología sobre un posible desacuerdo en la manutención de sus hijas pero ahora ‘Jaleos’ revela el motivo real y, además, asegura que en una de las primeras cosas en que ambos sí llegaron a un acuerdo fue precisamente en el bienestar económico de las pequeñas de 13 y 9 años.

Sin embargo había un punto en el que el torero no quería ceder y, según el citado medio que ha hablado con un informador del entorno de Ponce, se trataba de un inmueble, la finca ‘La Cetrina’: “Dónde han encontrado el mayor problema ha sido en La Cetrina”, detalla la fuente.

Esta finca cuenta con un amplio terreno rústico en el que se construyó la imponente finca ubicada en Jaén, en Navas de San Juan. En dicho lugar es dónde Ponce invirtió gran parte de su dinero, ganado en los ruedos durante los años noventa y por eso la considera su bien más preciado.

La Cetrina es de Enrique Ponce a nivel legal pero Paloma también ha invertido mucho en ella a lo largo de sus años de unión y, por lo visto, es el lazo sentimental de ambos al inmueble el punto de inflexión en la firma definitiva de este divorcio.

En la finca se organizan bautizos y comuniones así como enlaces y, según la fuente consultada “ella ha estado al quite en lo que tiene que ver con la decoración y la organización de eventos”. La faceta de empresaria de Cuevas ha sido el sello de la finca durante todos estos años.

El torero no quiere apartar a su exmujer ni a sus hijas de ese lugar y pretende que la sigan disfrutando pero, según el digital, necesitaba dejar muy claros los puntos al respecto antes de decidirse finalmente a firmar el documento definitivo.

“Allí es donde está toda su vida como matador, todo su esfuerzo y sus cornadas”, desliza su entorno y apunta a que: "Ellos dos nunca han discutido directamente por nada. Ha sido el despacho quien ha estado haciendo las cosas y pensando en todos los inconvenientes”.

A día de hoy y al margen de la polémica de la finca, Enrique y Paloma han llegado al acuerdo definitivo que hace de su divorcio una realidad también legal. Cuevas ha salido de algunas compañías y sociedades que tenían en común como CPM Building y ya no figura como apoderada de la misma.

Más historias que te pueden interesar

Así se enteró la hija de Enrique Ponce y Paloma Cuevas del divorcio

Primera crisis de pareja entre Enrique Ponce y Ana Soria

Ana Soria no está sola: ¡hay más mujeres (supuestamente) en la vida de Enrique Ponce!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente