Los ingresos de niños con covid han crecido, pero los expertos no lo achacan a la variante delta

·7 min de lectura
Dibujos y mensajes de ánimo de los niños a los pacientes y trabajadores del hospital IFEMA en Madrid, el 14 de abril de 2020.  (Photo: David Benito via Getty Images)
Dibujos y mensajes de ánimo de los niños a los pacientes y trabajadores del hospital IFEMA en Madrid, el 14 de abril de 2020. (Photo: David Benito via Getty Images)

La quinta ola de la covid en España deja “un aumento de la hospitalización en niños”, reconoce Quique Bassat, epidemiólogo y coordinador del Grupo de Cooperación Internacional de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Las advertencias que han llegado en los últimos días de las autoridades sanitarias de Estados Unidos, que alertan de un repunte de casos graves de coronavirus en menores, tienen también un reflejo en España. Sin embargo, pediatras y epidemiólogos llaman a la calma: los porcentajes de gravedad en niños son “muy, muy bajos”, y no se achacan a la expansión de la variante delta, sino a “la demografía de las infecciones que se están produciendo en la actualidad”, explica Bassat.

El quinto zarpazo de la pandemia en España —el más previsible según el epidemiólogo— fue, pese a todo, explosivo. El 25 de junio había 95 casos por 100.000 habitantes; dos semanas después, la tasa de incidencia superaba los 400; el 26 de julio, se alcanzaron los 700. Ha sido la segunda ola con un mayor pico de casos detectados desde el principio de la pandemia, sólo superada por la de enero de 2021; no obstante, ha sido muy distinta a las anteriores, gracias a la vacunación.

Con el 90% de los mayores de 40 años vacunados con pauta completa actualmente, el riesgo de contagio y enfermedad ha virado hacia los jóvenes, con una menor cobertura vacunal. Y esto se ha reflejado también en los hospitales, aunque en una proporción mucho menor que la que se hubiera producido si los contagiados fueran mayores no vacunados. “Cuando tienes a tus vulnerables protegidos, ves pocas hospitalizaciones en el grupo de edad de los más mayores, y en cambio las ves en las poblaciones que no están protegidas, como los niños o los adolescentes, o incluso los adultos jóvenes”, razona Bassat.

El porcentaje de ingresos en adolescentes es muy, muy bajo. Pero si, cuantitativamente, se están contagiando muchos, habrá un mayor número de casos graves con respecto a otras olas

Antonio J. Conejo Fernández, coordinador del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Xanit Internacional de Benalmádena y asesor del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, coincide con el análisis de Bassat. “Hemos estado viendo un repunte [de casos graves] en las poblaciones más jóvenes, aunque ahora está empezando a bajar”, apunta. El pediatra lo achaca a que estos grupos “son los menos vacunados”, e insiste en que la gran mayoría de los casos en menores son leves.

Según los datos del Instituto de Salud Carlos III, desde el 22 de junio de 2020, 132.808 niños menores de 5 años se han infectado; de ellos, un 1,3% (1.696) han sido hospitalizados, y cuatro han muerto. En niños de 5 a 9 años, 176.974 han tenido covid; 633 han sido ingresados (0,4%) y 6 han muerto. Entre los menores de 10 a 19 años, un 0,5% de los contagiados ha tenido que ser hospitalizado, y 16 han muerto.

“El porcentaje de ingresos en adolescentes es muy, muy bajo”, constata Conejo. “Pero si, cuantitativamente, se están contagiando muchos niños, aunque ese porcentaje sea bajo, habrá un mayor número de casos graves con respecto a otras olas”, añade. Si en esta quinta ola la media nacional de incidencia acumulada ha generado cifras escandalosas, los datos referentes a los jóvenes y adolescentes han superado cualquier expectativa, con más de 3.000 casos por 100.000 en algunas comunidades a finales de julio, cuando se alcanzó el pico de contagios.

Una joven recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en Madrid, el 13 de julio de 2021. (Photo: Alberto Ortega/Europa Press via Getty Images)
Una joven recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en Madrid, el 13 de julio de 2021. (Photo: Alberto Ortega/Europa Press via Getty Images)

Tanto Bassat como Conejo descartan, a priori, una correlación entre la variante delta y este repunte. Si bien se ha demostrado que esta mutación es más transmisible, no hay datos que reflejen que causa mayor mortalidad o enfermedad en niños. “No quiere decir que el virus haya mutado su patogenicidad con los niños, o que cause una enfermedad diferente”, recalca Bassat. “Hasta ahora, los ingresos de niños son más achacables al volumen de casos que a cualquier variante”, insiste Conejo.

No quiere decir que el virus haya mutado su patogenicidad con los niños

La alarma, procedente en parte por los datos difundidos sobre la situación en Estados Unidos, también ha sido matizada por expertos americanos. Shamez Ladhani, epidemiólogo y pediatra especialista en enfermedades infecciosas, explica en un completo hilo de Twitter que, hasta la fecha, no hay nada que indique que la variante delta provoque casos más severos en menores en comparación con cepas previas del virus.

“Si aumentan los casos en niños, y si uno de cada 200 niños con covid son hospitalizados, entonces el número de niños con coronavirus ingresados también aumentará. Y, como un pequeño porcentaje de esos niños hospitalizados tendrá covid severo y puede necesitar cuidados intensivos, entonces el número de niños en UCI también aumentará”, aclara Ladhani.

Casos parecidos, gravedad muy distinta

Volviendo a España, la siguiente gráfica, que compara la tasa de incidencia y el porcentaje de hospitalizados en las últimas olas de covid, muestra una diferencia clara entre la ola de enero y la actual. Mientras que la incidencia es muy similar en ambas, el porcentaje de ingresos se reduce a un tercio entre una y otra (24% de camas ocupadas por pacientes covid en enero frente a un 8% en esta quinta ola). “Casi toda la población de riesgo está vacunada, y esto ha tenido un efecto”, celebra Conejo.

Antonio Conejo explica que la mayoría de los niños con covid que han atendido en las últimas semanas en su hospital tienen “síntomas respiratorios”, parecidos a los que refiere la población adulta. Aparte, Conejo menciona el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico asociado al covid, que se ha descrito de forma más específica en niños aunque en casos “muy, muy, muy esporádicos”. Se trata de una respuesta inflamatoria grave que se asemeja más “a un episodio de shock, sepsis o fallo multiorgánico”, y no tanto a la alteración respiratoria propia de la covid, describe Conejo.

Parece que la covid persistente en niños no es tan limitante ni tan intensa como en adultos

Los pediatras están también atentos a posibles casos de covid persistente en menores. “Empezaremos a verlos ahora”, avanza Quique Bassat, como resultado de la explosión de contagios de junio y julio. Antonio Conejo admite que este es un tema “muy debatido” que les mantiene alerta. “Parece que la covid persistente en niños no se da con tanta frecuencia como en adultos”, indica.

Si en población adulta se estima que un 10% o un 15% de los contagiados mantiene algún síntoma pasados dos meses, en niños podría darse en un 3-4% de los pacientes, que suelen referir anosmia y fatiga como principales molestias persistentes, apunta Conejo. “Los datos son todavía muy preliminares, pero parece que la enfermedad no es tan limitante ni tan intensa como en adultos”, afirma el pediatra. “Hasta que no pase un tiempo no podremos saber más”, adelanta.

Agradecimiento y llamada a los más jóvenes: “Que sigan vacunándose”

Y, mientras tanto, se acerca la vuelta al cole, y los expertos la miran con incertidumbre, en el caso de Antonio Conejo, y alivio, en el de Quique Bassat. El primero prefiere no aventurarse sobre posibles repuntes en septiembre; el segundo confía en que la vuelta a las aulas traiga “más soluciones que problemas”, pues considera que en los colegios hay más control y organización de protocolo que fuera de ellos.

En cualquier caso, lo positivo con respecto al año anterior es que se espera que una buena parte de los adolescentes mayores de 12 años lleguen vacunados al curso escolar. La respuesta a la vacunación entre los adolescentes ha sido muy buena, y ya hay un 45,9% de jóvenes de entre 12 y 19 años con al menos una dosis puesta en España. “Son cifras sorprendentes”, reconoce Antonio Conejo.

Tanto él como Bassat hacen un llamamiento para animar a esta población a hacer un último esfuerzo. “Que se vacunen, que se vacunen todos”, piden los expertos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente