La epidemia acelera en Cataluña, que aviva el ritmo de vacunación

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 13 ene (EFE).- La tercera ola de la epidemia de COVID se hace cada vez más grande en Cataluña, donde el departamento de Salud acelera el ritmo de vacunación, que podrá aumentar más con la llegada este miércoles de las primeras 5.800 dosis de la vacuna de Moderna, enviadas a cuatro hospitales para ponerlas a su personal sanitario.

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, y la subdirectora general de Promoción de la Salud y responsable del programa de vacunación contra la covid, Carmen Cabezas, han explicado que dentro de dos semanas llegarán otras 8.000 dosis de Moderna, hasta llegar a 98.000.

Los equipos de vacunación en Cataluña ya han administrado 91.335 primeras dosis de vacunas -de las 180.000 de Pzifer que han llegado-, 31.884 a residentes de geriátricos, 16.636 a profesionales de esos centros y el resto a sanitarios, con más de 15.000 inoculadas ayer en un solo día.

La aceptación de la vacuna es muy buena entre sanitarios y entre los residentes en asilos, pero en cambio el rechazo es más alto (7-8%) entre el personal de las residencias, ha explicado Argimon, que espera aumentar el ritmo de vacunación con la llegada de más dosis.

El próximo lunes está previsto ya iniciar las inyecciones de la segunda dosis de la vacuna de Pzifer, empezando por la primera persona que fue vacunada de Cataluña: Josefa Pérez, de 89 años y residente en el centro Feixa Llarga de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Con esta segunda dosis, los científicos aseguran que las personas quedarán inmunizadas contra la COVID por un tiempo que aún desconocen pero que será de al menos varios meses.

El departamento de Salud prevé terminar este fin de semana con la administración de la primera dosis en las residencias -salvo las que estén en rojo por un brote importante- y el lunes comenzarán la segunda dosis.

Ello pondría a salvo del virus a muchas residencias, algunas de las cuales están volviendo a sufrir el embate de la COVID, como el geriátrico de Salou (Tarragona), que ha notificado 19 fallecimientos y 94 positivos entre sus 134 residentes, o la residencia Pere Màrtir Colomés de Solsona (Lleida), con doce fallecidos en los últimos días.

En este proceso de vacunación, el Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha abierto un expediente y ha apartado a tres trabajadores que, durante la vacunación en una residencia de Terres de l'Ebre (Tarragona), derivaron dosis a familiares suyos a los que no les tocaba ser vacunados.

"Es un incidente muy grave", ha denunciado Argimon, que, si bien ha dejado claro que es un "hecho aislado", ha advertido de que cualquier situación de este tipo no se va a "permitir" y que será "sancionada en su justa medida".

Mientras aumenta el ritmo de vacunación y se preparan las segundas dosis definitivas, la tercera ola de la epidemia de COVID en Cataluña sigue agravándose y ya son 2.501 personas hospitalizadas con la enfermedad, 56 más que ayer, de las que 493 están graves en la UCI, 16 más que la víspera, mientras que los contagios notificados en las últimas 24 horas ascienden a casi 5.000.

Los indicadores epidémicos indican que el coronavirus se propaga descontrolado, con pronósticos desfavorables para los próximos días, con un riesgo de rebrote (EPG), índice de crecimiento potencial de la epidemia, que ha subido hasta 657 puntos, 48 más que ayer, un riesgo semejante al que había el 18 de octubre, en pleno ascenso de la segunda ola.

También sigue aumentando la mortalidad de esta tercera ola de la epidemia, que ya se ha cobrado desde marzo del año pasado 17.725 vidas en Cataluña, de las que 11 se han notificado desde ayer.

Entre el 3 y el 9 de enero han fallecido en Cataluña un total de 365 personas por COVID, cifra que no se alcanzaba desde mediados de noviembre, en la segunda ola.

La velocidad de propagación del virus (Rt), que se mantenía estable desde los últimos tres días, ha vuelto a crecer y se ha situado en 1,27 -cada 100 infectados contagian a una media de 127 personas-, seis centésimas más que la víspera, lo que indica que la epidemia no se desacelera sino que sigue creciendo.

El índice de casos acumulados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días (IA14) también ha crecido de 523 a 537, un total de 14 casos más.

El número de casos confirmados de COVID, con todo tipo de pruebas, acumulados desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 suma ya 440.090, de los que 4.876 han sido comunicados en las últimas 24 horas.

(c) Agencia EFE