Inglaterra: el calvario de cargar con la cruz de los hooligans y el racismo

·6 min de lectura

Además de haber perdido la final de la Eurocopa, los ingleses deben soportar ser denostados por el resto de la hinchada futbolística por las acciones de sus indeseables hooligans, a lo que se le suman críticas de racismo y se expresa solapada una factura: la de haberse excluido de la Comunidad Europea

Photo by: KGC-254/STAR MAX/IPx 2021 7/11/21 England fans gather for the team's Euro 2020 final match against Italy outside Wembley Stadiumin London, England, UK. Both teams drew 1-1 before going to penalties where Italy beat England 3-2 to be crowned winners of the European Championship.
El 'weblenazo' en la Eurocopa volvió a revivir un viejo fantasma inglés: lo hooligans que empañan el deporte rey y que pone de manifiesta la cara más fea del fútbol

A todos nos llegaron los videos: los italianos saliendo del Wembley Stadium el pasado domingo, uno de los santuarios del deporte más popular del planeta, y en las salidas estaban ahí, los hooligans, esos bárbaros incontrolados que usan la violencia como lenguaje y que golpearon a incontables fanáticos del equipo que recién les había quitado el campeonato.

Todas las simpatías que la joven y variopinta selección inglesa había logrado durante el torneo (la Premiere League es de las mejores y más internacionales ligas del planeta), se habían empezado a venir abajo cuando los jugadores se quitaron descortésmente sus medallas de subcampeones. No son los primeros en hacerlo y es muy difícil de juzgar a quien recién ha sido derrotado en una ocasión como ésa, pero lo que se llama deslucir, desluce.

Photo by: KGC-254/STAR MAX/IPx 2021 7/11/21 England fans gather for the team's Euro 2020 final match against Italy outside Wembley Stadiumin London, England, UK. Both teams drew 1-1 before going to penalties where Italy beat England 3-2 to be crowned winners of the European Championship.
Los episodios de violencia en las afueras de Wembley el día de la final de la Eurocopa vuelve a poner el foco en los tristemente famosos hooligans

Pero aquello no era para mayores, hasta que, con el testimonio flemático y tradicional de la policía inglesa, cuyos agentes trataban de proteger a los italianos pero no se enfrentaban a sus furibundos locales, todos vimos cómo pasó lo que pasó.

Contra los desertores

Entonces vinieron las consecuencias. Andanadas de críticas a los jugadores, al técnico, a la sociedad inglesa. Acusaciones de racismo en las redes y una no tan fortuita coincidencia: la mayoría de los europeos alzaron sus voces para acusar la incuestionable ofensa que significaba las acciones bárbaras de los hooligans, esos mismo europeos que, en su mayoría, en la final, más que irle a Italia le iban contra Inglaterra: el país que decidió sustraerse de la Comunidad Europea, un gesto de desprecio que, por un lado o por otro, produciría una reacción.

MANCHESTER, ENGLAND - JULY 14: A general view of the mural at Trafford Park is seen on July 14, 2021 in Manchester, England. A Giant mural in support of the three England footballers Marcus Rashford, Jadon Sancho and Bukayo Saka has been unveiled in Manchester. The England stars were targeted with racist abuse online after they missed penalties in the Euro 2020 final leading to defeat by Italy. (Photo by Charlotte Tattersall/Getty Images)
Jadon Sancho, Marcus Rashford y Bukayo Saka, los futbolistas que fallaron sus turnos en los penalties, fueron crucificados, insultados y vilipendiados de manera discriminatoria y por su color de piel, pero en general la sociedad inglesa se volvió contra los atacantes y los tres jóvenes han sido reivindicados por la opinión pública de manera apabullante, como tiene que ser (Photo by Charlotte Tattersall/Getty Images)

Como siempre ocurre en estos casos, la euforia se vuelve generalista y la gimnasia se confunde con la magnesia, como dice el viejo proverbio castizo. Por una parte, la sociedad inglesa combate el racismo de manera consistente. Y aunque aún es inevitable encontrar casos sobre todo contra indios (la inmigración de la India en Inglaterra es enorme, producto de la relación colonial que hubo hasta hace pocas décadas), la discriminación no es una moneda de cambio común al menos en las ciudades importantes del país.

Sin embargo, esta vez, la impunidad en las redes hizo que ganara la sinrazón, y Jadon Sancho, Marcus Rashford y Bukayo Saka, los futbolistas que fallaron sus turnos en los penalties, fueron crucificados, insultados y vilipendiados de manera discriminatoria y por su color de piel.

Hay que decir, también, que de inmediato esas ofensas fueron condenadas tanto por la Federación Inglesa como por el mismísimo primer ministro británico, Boris Johnson. Pero además hay que sumar que este tipo de discriminaciones no tienen apoyos sustantivos en la opinión pública británica.

Por otro lado, la violencia.

England's manager Gareth Southgate celebrates after winning during the Euro 2020 soccer championship semifinal match between England and Denmark at Wembley stadium in London, Wednesday,July 7, 2021. (AP Photo/Frank Augstein,Pool)
El manager de la selección de Inglaterra, Gareth Southgate, asumió toda la responsabilidad de lo que ocurrió en la final de la Euro y rechazó las expresiones de racismo y la violencia de los fans. (AP Photo/Frank Augstein,Pool)

El tormento de los hoolingans

Es paradójico que, Inglaterra adentro, la selección nacional se había ganado el cariño de toda su fanaticada precisamente por su nobleza. Un equipo de muchos jugadores jóvenes, básicamente multiracial, con un director técnico, Gareth Southgate, conocido por una caballerosidad comprobada, tanto que, al terminar el partido (inicialmente empatado, luego perdido desde el punto de los once pasos), asumió enteramente la responsabilidad de la derrota.

Para que luego un grupo de antisociales aparezcan en videos que se esparcen por todo el planeta y el país que inventó el fútbol y fue anfitrión de la final quede manchado con una pátina de barbarie que, después de ver un video así, es difícil de despintar.

Parece injusto y, por una parte, lo es. Pero no es gratuito. La sociedad inglesa tiene problemas de salud pública que asocian el consumo de alcohol y la violencia urbana desde hace más de un siglo. Y el uso de la violencia física por parte de bandas de desadaptados es un fenómeno con el que la sociedad inglesa viene luchando desde la década de los sesenta.

El término hooligan viene originalmente de Irlanda y, tomado de una serie de tiras cómicas, se transformó en la manera de llamar a quienes protestaban violentamente ya en los tiempos de la revolución industrial. Pero no fue sino hasta después de la mitad del siglo XX que se usó más específicamente para denominar a las bandas de hinchas violentos que aparecen en los partidos de fútbol y deciden arremeter contra los fanáticos contrarios e incluso a veces contra la infraestructura.

LEER MÁS

People look at the messages of support left on a mural of Manchester United striker and England player Marcus Rashford, on the wall of the Coffee House Cafe on Copson Street, in Withington, Manchester, England, Tuesday July 13, 2021. The mural was defaced with graffiti in the wake of England losing the Euro 2020 soccer championship final match to Italy. (AP Photo/Jon Super)
Personas se acercan al mural del jugador del Manchester United striker Marcus Rashford, que fue vandalizado después de que fallara un penalti en la final contra Italia de la Eurocopa. El jugador ha recibido un apoyo masivo tras los ataques racistas contra él y dos de sus compañeros de la selección de Inglaterra (AP Photo/Jon Super)

Justos por pecadores

Y la verdad es que los problemas raciales, xenófobos y discriminatorios no son exclusivos de Inglaterra. Ni en la vida cotidiana ni en el fútbol. Con volúmenes distintos, las sociedades, independientemente de su nivel de desarrollo industrial, atraviesan siempre contradicciones y a veces episodios indeseables con desplazados, refugiados e inmigrantes económicos o políticos.

Expresiones de algún tipo de supremacismo hay en Cataluña, en Estados Unidos, en Perú o en Alemania. Y en el fútbol, ni se diga. Las barras argentinas no son menos conocidas que los hooligan, y las expresiones de racismo en las gradas españolas o italianas (alguien recuerda a Balotelli?) son motivo común de amonestaciones institucionales. Sólo por mencionar ejemplos aéreos.

Pero esta vez el ojo del huracán se posó en la isla de la lluvia, donde, por cierto, salió a la luz durante la Eurocopa un estudio sobre el aumento de la violencia doméstica: según diversos estudios de la Universidad de Lancaster, el Centro Nacional para la Violencia Doméstica, la Jefatura de la Policía Nacional británica y la BBC, durante los partidos de la selección aumentan las agresiones a mujeres en un 38%.

Así que, dicho de manera justa, la inglesa no es una sociedad cuyos ciudadanos emulen el muy condenado modelo de los hooligans, pero esta puede servir como una oportunidad para observar un rasgo nocivo que comparten muchas otras sociedades, y de la que la británica no escapa.

(VIDEO) Johnson advierte de que multarán a redes sociales si no eliminan el racismo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente