Inflación en Reino Unido llegó al 10,1 % anual en septiembre

El índice de precios al consumo de Reino Unido se situó en septiembre en el 10,1 % anual, frente al 9,9 % en agosto, por lo que se mantiene en el nivel más alto en 40 años, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

Los precios de los alimentos en el Reino Unido aumentaron el mes pasado al ritmo más rápido desde 1980 y llevaron la inflación a los precios más altos en 40 años, agregando presión al Gobierno para que ajuste las cuentas sin recortar la ayuda social.

En total, los precios aumentaron un 14,6% en el año hasta septiembre, ya que productos como la carne, el pan, la leche y los huevos subieron drásticamente, según informó el 19 de octubre la Oficina de Estadísticas Nacionales. La inflación anual en Reino Unido ahora es del 10,1%, la más alta desde principios de 1982.

El jefe del Tesoro, Jeremy Hunt, eliminó un importante paquete de ayudas que desestabilizó los mercados tras tomar posesión de su cargo la semana pasada y advirtió que será un invierno "difícil" y que era necesario reducir el gasto.

Glenn Sanderson, director de la Academia Católica St. Aidan de Sunderland, afirmó que las escuelas de todo el país tienen dificultades para alimentar a los niños necesitados y que cambian dinero destinado a libros y mantenimiento para subvencionar los programas de comidas. La sugerencia de recortes presupuestarios del Gobierno en este entorno es "atroz", aseguró.

"Los padres están teniendo que tomar decisiones difíciles: ¿pagan el billete de autobús para enviar a su hijo a la educación o utilizan ese dinero para alimentarlo?", comentó Sanderson a la 'BBC'. "En la sociedad actual, me parece completamente inaceptable", cerró.

La primera ministra Liz Truss repitió el compromiso anterior de aumentar las pensiones en línea con la inflación.

La guerra en Ucrania tiene por las nubes los precios de los alimentos y la energía en todo el mundo, con la interrupción de los envíos de gas natural, cereales y aceite para cocinar. Esto se combinó con el aumento de precios que comenzó el año pasado, cuando la economía mundial empezó a recuperarse de la pandemia del Covid-19.

En Reino Unido también aumentaron los costos de transporte en un 10,9%, los muebles y enseres domésticos subieron un 10,8%, la ropa un 8,4% y la vivienda 9,3%, unas alzas impulsadas por el aumento del precio de la energía.

El Gobierno intenta proteger a los consumidores del impacto del aumento de los precios de la energía limitando el costo de la electricidad y el gas natural. Pero Hunt redujo el límite de precios a seis meses, en lugar de los dos años prometidos inicialmente.

Con AP