La inflación británica sube a su nivel más alto en los últimos tres meses, el 0,7%

David Milliken y William Schomberg
·2 min de lectura
Gente en los puestos del mercado, con los rascacielos del distrito financiero de City of London vistos detrás, en Londres, Reino Unido

Por David Milliken y William Schomberg

LONDRES, 17 feb (Reuters) - La inflación británica subió un poco más de lo previsto en enero, mientras el país volvía a estar confinado por el coronavirus, empujada por el aumento de los precios de los alimentos y por un menor descuento en artículos para el hogar, como los sofás, según mostraron el miércoles los datos oficiales.

Los precios al consumo subieron un 0,7% en términos interanuales, tras un incremento del 0,6% en diciembre, según la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Un sondeo de Reuters entre economistas había apuntado que la tasa anual se mantendría en el 0,6%.

"La inflación subió ligeramente en enero, con el aumento de los precios de los alimentos. Los bienes del hogar también hicieron subir los precios, con menos descuentos este año en artículos como la ropa de cama y los sofás", dijo el estadístico de la ONS Jonathan Athow.

La inflación ha estado atascada por debajo del objetivo del 2% del Banco de Inglaterra desde mediados de 2019 y los cierres por el coronavirus la empujaron cerca de cero el año pasado mientras la economía se hundía.

A principios de este mes, el BoE dijo que espera que la inflación repunte bastante hacia su objetivo del 2% en la primavera, al finalizar el recorte de emergencia del año pasado en el impuesto sobre el valor añadido y al subir los precios mundiales del petróleo por las expectativas de recuperación.

Los economistas también creen que los precios de algunos productos importados aumentarán debido a la nueva relación comercial del Reino Unido con la Unión Europea, menos abierta, que provocó trastornos y retrasos en los puertos el mes pasado.

El Banco de Inglaterra ha insistido en que no tendrá prisa por empezar a retirar su enorme plan de estímulos a la debilitada economía británica, y ha dicho que esperará a que haya pruebas de un progreso significativo para alcanzar el objetivo de inflación del 2% de forma sostenible.

(Información de William Schomberg y David Milliken; traducido por Tomás Cobos)