La inflación acorrala a las panaderías griegas

La inflación acorrala a las panaderías griegas

Los elevados costes de la energía han llevado a muchas empresas griegas a un punto muerto. Las panaderías han recibido un duro golpe, debido a las subidas de las facturas de electricidad y gas natural.

Desde hace siete años, Tassos Vazakas es propietario de una panadería en Atenas y tiene 28 empleados. En el último año, se ha enfrentado a una situación sin precedentes. Antes pagaba unos 1000 euros por el gas natural, pero ahora la factura supera los 5000. "Esta es la última factura. El importe total supera los 5.000 euros y, si no hubiera subvención estatal, alcanzaría los 6.000 euros. Hace un año, pagaba unos 1000 euros por el gas natural. Es un aumento que no podemos permitirnos, que no podemos pagar. Sinceramente, no sé qué hacer. Todo esto supera mi resistencia", se lamenta.

El Gobierno subvenciona 40 céntimos por cada kilovatio-hora de electricidad que consume una panadería. Los profesionales reconocen el apoyo del Estado, pero también piden un aumento de la subvención al gas natural y una reducción del IVA del 13% al 6%.

Según argumentan, además del precio de la energía, también tienen que hacer frente al aumento de los costes de las materias primas.

"Los aumentos de los productos y las materias primas llegan en algunos casos al 100%. Por ejemplo, el precio de la harina se ha duplicado, todos los productos lácteos han aumentado un 60%. El precio de los huevos también se ha duplicado. ¿Adónde irá a parar esto?", asegura Vazakas.

Además de pan y algunos dulces, otra panadería también ofrece platos cocinados. Vaia Chroni lleva 35 años en la cocina. Es cocinera profesional y, como ama de casa, esta es la mayor subida de precios que recuerda: "¡Todo se ha vuelto muy caro! El precio del aceite de oliva ha aumentado y ya no podemos comprar carne. El filete de pollo ha alcanzado los 10 euros, la carne de vacuno supera los 12 euros. ¿Quién puede comprar a esos precios? Ninguna familia puede llenar su nevera".

En todo el país funcionan unas 14.500 panaderías. La federación de panaderos sostiene que entre el 10 y el 15% de sus miembros tienen dificultades para sobrevivir. En los últimos seis meses, 200 locales han cerrado en todo el país.