Los 15 años de la infanta Sofía: de la complicidad con Letizia a sus aficiones

·8 min de lectura

La infanta Sofía está de celebración. Este 29 de abril, la segunda hija de don Felipe y doña Letizia cumple 15 años, sin duda, una fecha muy especial al entrar de lleno en la adolescencia y en la que seguramente echará de menos a su hermana Leonor, que se encuentra estudiando en Gales desde el pasado mes de agosto. La infanta Sofía es quizá la gran desconocida, por ahora, de la Familia Real española y apenas la hemos oído hablar en alguna ocasión, ya que el protagonismo desde hace un par de años lo tiene su hermana, la princesa de Asturias y futura heredera del trono español. ¿Cómo vive la que sería segunda en la línea de sucesión?

La infanta Sofía siempre ha contado con la complicidad de su madre en los diferentes actos  los que ha asistido. (Photo By Jorge Peteiro/Europa Press via Getty Images)
La infanta Sofía siempre ha contado con la complicidad de su madre en los diferentes actos los que ha asistido. (Photo By Jorge Peteiro/Europa Press via Getty Images)

Los Reyes siempre han tratado de que sus dos hijas vivan al margen de los medios desde que nacieron, algo que alguna ocasión ha sido 'criticado', ya que son muchos los que opinan que deberían aparecer con mayor frecuencia visto que son el futuro de la monarquía española. Hasta hace tan solo dos años, apenas las habíamos visto en algunos actos familiares (siempre públicos) como durante su posado veraniego en Marivent (Mallorca) o en el día de las Fuerzas Armadas que se celebra cada 12 de octubre en Madrid. Eso sí, hemos ido viendo cómo tanto Sofía como Leonor han ido creciendo hasta convertirse en dos adolescentes sumamente educadas y responsables.

Sofía nació a las 17:23 horas del 29 de abril de 2007 en el Hospital Ruber Internacional de Madrid y desde ese mismo instante pasó a ocupar el segundo puesto en la línea sucesoria, solo por detrás de su hermana Leonor, que había llegado al mundo en octubre de 2005. Apenas unas horas después conocíamos su nombre, un homenaje a su abuela, la reina doña Sofía, que el entonces príncipe de Asturias quiso hacer a su madre. "Nos hacía muchísima ilusión que la reina tuviera una nieta con su nombre", declaró a la salida del hospital.

Doña Letizia y sus dos hijas en 2019. (Photo by Damián Arienza/Europa Press via Getty Images) (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
Doña Letizia y sus dos hijas en 2019. (Photo by Damián Arienza/Europa Press via Getty Images) (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

Pocos actos públicos hasta hace tres años

La siguiente vez que la vimos fue durante su bautizo, el 17 de julio de 2007, en una ceremonia en los jardines del Palacio de la Zarzuela oficiada por el arzobispo de Madrid y a la que asistieron más de un centenar de personas. Sus padrinos fueron Konstantin de Bulgaria, príncipe de Vidin y uno de los mejores amigos de don Felipe, y su abuela materna, Paloma Rocasolano. Su infancia transcurrió muy tranquila. Como decíamos, desde niñas, los reyes han querido educar a las dos hermanas de la misma manera para que entre ellas no haya ninguna distinción debido a que una será reina en un futuro. El primer acto público al que las niñas asistieron fue a la recepción oficial a la Selección española de fútbol después de haber ganado el Mundial en el año 2010. Fue un acto en el Salón de Columnas del Palacio Real y las pequeñas se mostraron muy divertidas y juguetonas al recibir cada una una camiseta del equipo nacional con sus nombres.

La infanta Sofía comenzó sus estudios en el Colegio Santa María de los Rosales en el año 2010, el mismo en el que ya estudiaba su hermana mayor. Se trata de un centro privado mixto con educación laica y religiosa ubicado en el madrileño barrio de Aravaca, muy cerca de la Zarzuela. Fue en esta misma escuela en la que su padre estudió hasta Bachillerato en 1984. Tanto Letizia como Felipe siempre han estado pendientes de la educación de las jóvenes y era habitual verles llevándolas al colegio en coches conducidos por ellos mismos.

Doña Letizia acaricia a su hija, la infanta Sofía, en su primer día de colegio en 2010. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Doña Letizia acaricia a su hija, la infanta Sofía, en su primer día de colegio en 2010. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

La complicidad de su madre

Si por algo siempre ha destacado la infanta Sofía es por su naturalidad y espontaneidad. En actos como el desfile de las Fuerzas Armadas la vimos preguntar varias veces a su padre por lo que estaba viendo y cuando los reyes decidieron abrir las puertas de su casa en 2018 descubrimos a una Sofía espontánea y pizpireta ante la sopa que iban a cenar poniendo la cara que cualquier niño pondría ante ese plato. También cuando volvieron del primer campamento en Estados Unidos, Sofía fue quien respondió a los medios en Mallorca y les explicó los juegos que allí habían aprendido.

En todo momento, Sofía ha contado con la complicidad de su madre, que siempre trata de estar a su lado en los actos en los que tienen todo el protagonismo su hermana y su padre. Doña Letizia se muestra cariñosa con ella, sonríe cuando Sofía le pregunta algo o tiene alguna ocurrencia típica de una niña de su edad y la guía para que actúe de acuerdo al protocolo en cada momento. Tal es su complicidad que en varias ocasiones hemos visto a Sofía lucir prendas de ropa que ha llevado su madre, como en los últimos Premios Princesa de Asturias, a los que llevó un top negro de la reina. La reina es una madre cariñosa y entregada y para ella que sus hijas sean felices es lo más importante, pero siempre respetando la imagen que tienen que dar de cara al público como miembros de la Familia Real.

Los reyes, Sofía y Leonor en su último acto público todos juntos en un centro de refugiados ucranianos en Madrid. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)
Los reyes, Sofía y Leonor en su último acto público todos juntos en un centro de refugiados ucranianos en Madrid. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)

Aficiones variadas

Aunque es difícil conocer detalles de lo que tiene que ver con la vida lejos de los focos de la infanta y de su hermana Leonor, lo cierto es que se conocen algunas aficiones de Sofía. Su madre siempre ha tratado de inculcar a las niñas el amor por la literatura y el cine, concretamente el cine japonés, del que la reina es fan. Además de cumplir con sus obligaciones escolares, la infanta Sofía es una apasionada de la música clásica, del ballet y de la hípica, aficiones que practica a menudo. Además, la hija de los Reyes suele asistir con su abuela Sofía al teatro y al ballet cada año cuando coinciden en Mallorca. Entre los autores que lee se encuentran Dickens, Tolkien, James M. Barrie, Robert Louis Stevenson o Lewis Carroll.

La joven tiene además otras inquietudes como la informática y, concretamente, la robótica. Parece que esa curiosidad por la tecnología la ha heredado de su padre. También es amante de los animales y disfruta jugando con su perrita Labrador en casa. Tanto ella como su hermana hablan inglés perfectamente y se manejan en chino mandarín. Al contrario que sus primos, a Sofía y a Leonor nunca las hemos visto en los cursos de verano de vela que su abuela paterna les pagaba a sus nietos cada verano en Mallorca. Parece que las niñas no seguirán los pasos de su padre o su abuelo en el mundo de las regatas y prefieren el esquí a los deportes náuticos.

Según descubrimos gracias a su mochila del colegio, parece que a la infanta Sofía le gusta la saga de películas Star Wars, ya que lleva colgados varios llaveros de Yoda y Darth Vader. Además, en su mochila llevaba un charm de Playmobil de un jinete y una zapatilla de ballet. También lucía un llavero de Madrid Fly, el túnel de viento en el que se puede volar, aunque no sabemos si lo habrá probado en algún momento.

Hace un par de años saltó a los medios además que las hermanas eran espectadoras del talent culinario MasterChef. En el verano de 2019 doña Letizia -que es una gran aficionada a los temas relacionados con la nutrición-, en un encuentro con el cocinero Martín Berasategui, le reconoció que sus hijas eran fans del programa de TVE. Poco después, la revista ¡Hola! desvelaba que las jóvenes habían asistido a DSTAge, el restaurante del chef Diego Guerrero, y habían recibido allí una clase magistral de cocina junto a otros jóvenes de su edad. Las dos hermanas se adoran, como se pudo ver en la despedida de Leonor en agosto cuando puso rumbo a Gales.

La princesa Leonor, doña Letizia y la infanta Sofía en Mallorca en el verano de 2021. (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)
La princesa Leonor, doña Letizia y la infanta Sofía en Mallorca en el verano de 2021. (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)

Con estilo propio

Aunque de niñas solíamos ver a las dos hermanas vestidas de manera muy similar o con vestiditos iguales en diferentes colores, lo cierto es que la infanta Sofía han ido evolucionando su estilo acorde a su personalidad. Le encantan las bailarinas planas y aún no la hemos visto con tacones, como a su hermana Leonor. Prefiere los pantalones a los vestidos y sigue un estilo más juvenil que el de su hermana. De hecho, lleva el pelo más largo y la hemos visto con originales peinados como dos trenzas al estilo Pocahontas o un moñete en lo alto de la cabeza.

Su hermana es más clásica a la hora de vestir y peinarse. Uno de sus momentos fashion más comentados fue en los últimos Princesa de Asturias cuando lució una falda larga de estilo bailarina, de tul y con volumen y un moño bajo despeinado. Todo un acierto y perfecto además para su edad. Otro detalle que las diferencia es que Sofía nunca lleva pendientes y Leonor sí (incluso la hemos visto un piercing).

Vídeo | Así es Nuria Adraos, la ‘influencer’ que arrasa en redes con sus maquillajes cinematográficos

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente