Quién es Inés Domecq y por qué está en boca de todos gracias a la reina Letizia

·4 min de lectura

El pasado 19 de mayo, FITUR abría sus puertas en Madrid después de un año muy complicado para el sector turístico y lo hacía una edición más contando con la presencia del rey Felipe VI y la reina Letizia. Como era de esperar, más allá de lo que marcara la agenda oficial, uno de los temas de interés del día pasaba a ser el estilismo escogido por doña Letizia, sobre todo después de comprobar que el protagonista de este era un ajustado mono de color blanco con pantalón pitillo y llamativas mangas mariposa con volantes el que no habíamos tenido ocasión de ver a la reina hasta ese momento.

Su look causó auténtica sensación, hasta tal punto que incluso la prensa internacional se hizo eco de él en sus crónicas del acto. "Despampanante", "increíble" o "muy elegante" son los adjetivos que más se repitieron en los medios horas después de su aparición pública e incluso algunos como el alemán 'Bunte' fueron un poco más allá con sus palabras: "¡Tu valentía en la moda será recompensada! Este look nos deja sin palabras".

 (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
(Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

En la etiqueta de esa prenda tan especial lucida por la reina -que se agotó horas después por el conocido como efecto Letizia- figuraba el logo de The IQ Collection, una marca que, aunque va ya por su tercera colección, es probable que aún no estuviera en tu radar.

Se trata del sello del que es cofundadora Inés Domecq, una empresaria de 38 años casada desde 2008 con el nieto de la duquesa de Alba, Javier Martínez de Irujo, con quien tiene dos hijos. Nacida en jerez, tras licenciarse en Marketing Inés trabajó como organizadora de eventos para el grupo editorial Condé Nast y después fundó su propia agencia de comunicación y relaciones públicas junto a Laura Vecino, justo antes de probar suerte en el mundo del diseño. 

La incursión en la moda la hizo primero junto a Vecino, mujer de Rafael Medina, con la que lanzó una pequeña línea de baño para mamás y niños llamada Bqueenie; y después de la mano de su amiga Virginia Pozo, cuyo nombre ya sonaba en la industria de la moda tras haber creado en 2011 una firma llamada Coosy -con la que antes de dar el paso definitivo colaboró con dos líneas cápsula de gran acogida- y parece que esta segunda unión de la que surgió The IQ Collection no podía haber resultado más fructífera.

 Ines Domecq, en Madrid (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
Ines Domecq, en Madrid (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Antes de la reina Letizia ya habían lucido creaciones de este sello influencers como María Fernández-Rubíes, Eugenia Osborne, María García de Jaime o Lucía Bárcenas en sus respectivas cuentas de Instagram, pero más allá de los estilismos propios de esta red social donde verdaderamente llevaban tiempo funcionando sus propuestas en el circuito de bodas, bautizos y comuniones. 

Su target principal son los looks de invitada, un terreno que Inés Domecq domina con maestría a juzgar por cada uno de los eventos en los que se ha llevado todas las loas por sus elecciones estilísticas. Muchos comparan su gusto con el de Naty Abascal y otros alaban sus exquisitas elecciones por hacer gala de una personalidad propia con la que combinar tan bien piezas clásicas con otras contemporáneas, siempre jugando con los colores, las formas arquitectónicas, los estampados y esos pequeños detalles que cargan todo de sofisticación. 

Y es que por algo se ha ganado a pulso entre la prensa especializada el título de invitada perfecta. Tanto es así que hasta la edición norteamericana de la revista Vanity Fair incluyó su nombre en la lista de las mujeres más elegantes del año en el 2017. Ahí es nada. 

No hay más que tirar de hemeroteca para comprobar que no mentimos porque no hay una sola imagen de esta elegante andaluza en la que se le haya pillado en un renuncio estilístico. 

Su última demostración ha tenido lugar hace escasos días en la boda de Belén Corsini y Carlos Fitz-James donde apareció enfundada en un exquisito diseño en azul cielo y azul marino del que todo el mundo quería saber su origen. ¿El resultado? Una genial campaña de marketing la suya para su propia firma si tenemos en cuenta que, por supuesto, era uno de los vestidos de su última colección, aunque no está aún disponible sino que se pondrá a la venta en las próximas semanas y, ante tal expectación, promete arrasar en cuanto vea la luz. 

 (Photo By Jose Oliva/Europa Press via Getty Images)
(Photo By Jose Oliva/Europa Press via Getty Images)

Más historias que te puedan interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente