Tras la indulgencia de Trump, Arabia Saudí frente a la firmeza de Joe Biden

Anuj CHOPRA
·3 min de lectura
El presidente de Estados Unidos, Donald Trumo junto al rey de Arabia Saudí Salman bin Abdulaziz al-Saud (3 izq) en Riad, el 20 de mayo de 2017
El presidente de Estados Unidos, Donald Trumo junto al rey de Arabia Saudí Salman bin Abdulaziz al-Saud (3 izq) en Riad, el 20 de mayo de 2017

El presidente electo Joe Biden prometió durante su campaña electoral transformar a Arabia Saudí en un paria por sus violaciones a los derechos humanos, pero los analistas consideran que el reino dispone de armas diplomáticas para evitar una crisis abierta con Estados Unidos.

La derrota de Donald Trump expone al reino y al príncipe heredero Mohamed bin Salmán al cuestionamiento norteamericano por los aspectos autoritarios de sus políticas y por la polémica intervención en la guerra de Yemen, opinan los expertos.  

Durante la administración Trump, Estados Unidos se abstuvo de criticar a Salmán cuando se evocó su responsabilidad en el escándalo mundial por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, o después de la detención de opositores al régimen.   

Joe Biden sin embargo, acusó a Trump, cuyo yerno Jared Kushner tiene vínculos personales con el príncipe heredero, de haber dado a Riad un "cheque en blanco". 

El hoy presidente electo prometió en campaña pedir cuentas a Arabia Saudí del asesinato de Khashoggi en 2018 y de la venta de armas durante la guerra de Yemen, llegando a amenazar al país con convertirlo en un "paria".

No obstante, los analistas ven poco probable que cambien las relaciones de dos países ya que tienen intereses comunes en la "lucha contra el terrorismo" y en la estabilidad del mercado de petróleo. 

Según los expertos, Biden podría necesitar a Riad en temas como la lucha contra la influencia de Irán en la región y el resurgir del Estado Islámico, además de ser un cliente clave para la industria militar estadounidense.  

"La administración Biden adoptará seguramente una linea mas dura en materia de derechos humanos, pero es poco probable que abandone la colaboración con Arabia Saudí", declaró a la AFP David Rundell, antiguo diplomático estadounidense que trabajó en Riad. 

- ¿Política o retórica? -

Riad da la impresión de desconfiar sobre la promesa de relazar el acuerdo nuclear iraní de 2015, estrategia prometida por Biden en contradicción con el retiro  unilateral decidido por Trump en 2018. 

"Biden necesita a Arabia Saudí para sumar la adhesión de la región a varios asuntos, como el nuevo acuerdo con Irán, la lucha antiterrorista o las relaciones entre israelíes y palestinos", resumió el analista saudí Ali Shihabi.

El proximo presidente expresó su apoyo a los acuerdos de normalización de relaciones entre Israel y varios países árabes, incluido Bareín. Un acuerdo que seguramente no habría sido posible sin el visto bueno del príncipe Salmán, lo que podría servirle en una posible negociación. 

A pesar de todo, personas cercanas a los presos saudíes tienen muchas esperanzas puestas en Biden, "es hora de que Estados Unidos restablezca el orden internacional y que el príncipe Salmán sea considerado responsable por las violaciones de derechos humanos en Arabia", declaró a la AFP Walid Al Hathlul, hermano del militante Loujain Al Hathlul, detenido desde hace dos años. 

"Todo dependerá de la hostilidad política, y no retórica, que la administración Biden tenga con Arabia Saudí", afirmó Cinzia Bianco, analista del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. 

ac/sls/mh/bfi/grp/mb