Los indonesios toman el sol para protegerse del coronavirus

1 / 3

Los indonesios toman el sol para protegerse del coronavirus

Nunca los indonesios han tomado tanto el sol. En un país devoto de la tez clara, la población aprovecha los rayos solares y hasta se broncea con la esperanza de evitar contraer el nuevo coronavirus.

El interés por una práctica asociada a los extranjeros que visitan Bali se debe a las afirmaciones sin fundamento divulgadas en las redes sociales que aseguran que la luz solar (y la vitamina D que proporciona) puede frenar o matar al nuevo coronavirus.

Una esperanza que cobró fuerza la semana pasada cuando un alto funcionario estadounidense afirmó que, según una nueva investigación, la luz solar destruye rápidamente el virus. El estudio aún no ha sido evaluado de forma independiente, pero el presidente estadounidense, Donald Trump, lo citó entusiasmado durante una rueda de prensa.

"Antes siempre evité el sol porque no quería estar bronceada", afirma Theresia Rikke Astria, una ama de casa de 27 años de Yogyakarta, la capital cultural de Indonesia. "Pero espero que fortalezca mi sistema inmunológico".

Los médicos lo dudan, aunque reconocen que una exposición al sol durante 15 minutos por la mañana puede ser beneficiosa.

"Exponer el cuerpo a la luz solar directa es bueno para obtener vitamina D, no para prevenir directamente la enfermedad", insiste el médico Dirga Sakti Rambe del Hospital OMNI Pulomas de Yakarta.

La vitamina D que aporta el pescado, los huevos, la leche y la exposición al sol es importante para el sistema inmunitario, explica, pero "tomar el sol no mata al virus que causa la COVID-19".

No será por falta de sol en este archipiélago tropical de 5.000 km situado en el sudeste asiático.

Este repentino interés por salir al aire libre ha llevado al gobierno indonesio a advertir sobre los peligros del cáncer de piel y recomendar la protección solar.

Una advertencia inusual para un país poco dado a tomar el sol y donde los anuncios de productos de belleza elogian la piel clara.

En toda Asia, la tez clara se ha vinculado durante mucho tiempo con la clase social alta y los productos para aclarar la piel se venden como pan caliente.

Aunque tomar el sol se ha puesto de moda, no significa que se vea a personas en trajes de baño sugerentes. Y es que en este país con una población mayoritariamente musulmana los códigos indumentarios son relativamente conservadores, sobre todo para las mujeres.

- 'Tono de piel asiático' -

La pandemia ha hecho cambiar de parecer a Río Zikrizal.

"En tiempos normales sería reacio a tomar el sol", declara este habitante de Yakarta.

"Tengo un tono de piel asiático que se oscurece fácilmente, así que con frecuencia uso productos para aclarar la piel", afirma.

Nabillah Ayu, quien vive en las afueras de la capital, comienza con su nueva rutina de tomar el sol sobre las 10 de la mañana, a la hora en la que solía estar en la oficina, con la esperanza de evitar la enfermedad de la COVID-19, que puede ser mortal.

"La luz solar no puede matar directamente al coronavirus, pero puede reforzar el sistema inmunológico y evitar que lo contraigas", afirma la joven de 22 años.

Algunas unidades militares y policiales han incorporado las sesiones de bronceado, con el torso al aire, a sus rutinas de ejercicios matinales.

Y en las principales ciudades, los habitantes salen de los barrios con callejuelas estrechas y oscuras en busca de zonas despejadas. Incluso las vías del tren donde pueden tomar el sol sin obstáculos.

Se ve a una mezcla de mujeres remangadas pero con hiyab (velo islámico), hombres jóvenes sin camisa y jubilados. Todos en busca de un rayo de sol.

"He empezado a tomar el sol regularmente desde la pandemia", cuenta Alfian (con un solo nombre) a la AFP cerca de las vías del tren en Tangerang, en las inmediaciones de Yakarta. "Después me ducho y mi cuerpo está más en forma".

El jubilado Wadianto Wadito, de 65 años y enfermo del corazón y de diabetes, cree que hay que recurrir a lo que se tenga a mano. "En cualquier caso ya tomo una gran cantidad de medicamento, así que ahora me pongo al sol para obtener las vitaminas sin añadir más pastillas".

Más historias que te pueden interesar: