Indonesia prioriza vacunar a los funcionarios y retrasar a los mayores

Agencia EFE
·2 min de lectura

Yakarta, 5 ene (EFE).- Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, priorizará la vacunación entre los trabajadores públicos de 18 a 59 años, mientras que planea retrasar la de personas mayores a la espera de recabar más datos sobre la efectividad en este sector de población.

Las autoridades ya han comenzado a distribuir las 1,2 millones de dosis de la vacuna producida por la empresa china Sinovac Biotech entre las 34 provincias del país, el más afectado por la covid-19 en el Sudeste Asiático, si bien aún no cuenta con una fecha para iniciar la inoculación.

El país, donde desde agosto se llevan realizando test con la vacuna de Sinovac, se prepara para un programa de inoculación masiva y recibirá este mes un segundo cargamento de 1,8 millones de dosis fabricadas por la compañía china y el material para poder producir en sus laboratorios unas 15 millones de dosis.

Unos 1,3 millones de trabajadores sanitarios serán los primeros en recibir la vacuna, y antes de mayo esperan suministrar las dosis a alrededor de 17,4 millones de funcionarios, entre policías, militares y demás personal público.

"Es un ángulo diferente (...) en términos para la recuperación económica priorizamos a las personas entre 18 y 59 años por su potencial económico", declara a Efe Nadia Tarmizi, portavoz del Ministerio indonesio de Salud.

"Aquellos que tienen un mayor riesgo de exposición (ante el virus) deben ser los primeros en inmunizarse, para no poder infectarse ni convertirse en una fuente de infección. Así puede proteger a los que no están inmunizados y romper la cadena de transmisión", apunta a Efe Amin Soebandrio, director del Instituto Eijkman para Biología Molecular

En esta primera fase también se encuentran en principio los 21,7 millones de personas de más de 59 años, aunque las autoridades se plantean retrasar la administración de la vacuna a la espera de las recomendaciones de la Agencia Nacional para el Control de Medicamentos.

"Necesitamos un tiempo para asegurarnos de que las vacunas se pueden utilizar (con garantía) en personas de 60 años o más", apuntó la semana pasada el recientemente nombrado ministro de Salud, Budi Gunadi, sin fijar un nuevo calendario.

Indonesia espera recibir la mayor parte de las vacunas que tiene comprometidas a lo largo del segundo semestre del año y, según sus planes iniciales, tiene previsto completar la inoculación de más de 181 millones de personas para marzo de 2022.

Actualmente el país registra un fuerte aumento en el número de casos diarios confirmados con la covid-19 y ya acumula desde el inicio de la pandemia más de 765.000 pacientes, incluidos 22.734 fallecidos.

A finales de diciembre, el presidente indonesio, Joko Widodo, anunció el relevo de su por entonces ministro de Sanidad, Terawan Agus Putranto, quien pidió a la población que rezase para combatir la pandemia de covid-19, por Budi Gunadi, quien era responsable del organismo especial para la recuperación económica tras la pandemia.

(c) Agencia EFE