India refuerza la seguridad en el sitio sagrado disputado por musulmanes e hindúes

1 / 2
Uno de los pilares construidos para el templo en honor a Ram en la ciudad india de Ayodhya, en un terreno disputado entre hindúes y musulmanes, el pasado 1 de noviembre de 2019. Pequeños grupos de visitantes circulan, empequeñecidos, entre pilas de columnas y frisos de piedra que se extienden por un taller a cielo abierto en la ciudad india de Ayodhya, donde desde hace décadas hindúes y musulmanes se disputan un terreno sagrado. EFE/David Asta Alares

Nueva Delhi, 8 nov (EFE).- La India reforzó este viernes la seguridad de la pequeña ciudad de Ayodhya (norte) con más de 4.500 agentes y 16.000 voluntarios, días antes de que el Tribunal Supremo dictamine sobre un lugar sagrado, disputado durante décadas por musulmanes e hindúes.

Además del contingente policial, formado por unidades de varios distritos del estado de Uttar Pradesh, donde se encuentra Ayodhya, el Ministerio del Interior indio desplegó "45 compañías de la policía armada", precisó a Efe el superintendente de la Policía de la ciudad, Ashish Tiwari.

Las medidas de seguridad se elevaron ante los temores de que la decisión del máximo tribunal sobre el territorio sagrado reavive una feroz disputa entre los hindúes y los musulmanes.

La sentencia se espera para antes del próximo día 17.

"Más fuerzas están llegando al distrito (de Ayodhya), entre ellas, agentes de la unidad antiterrorista y los bomberos" equipados con drones, sistemas de vídeo-vigilancia y barreras, para cerrar zonas de la ciudad si es necesario, y 200 vehículos que patrullarán la ciudad, agregó.

Junto al despliegue policial, "tenemos 16.000 voluntarios, que incluyen líderes populares y personas reputadas de la zona, que nos ayudaran a comprender la realidad local", señaló Tiwari.

La tarea de esos voluntarios será "denunciar actividades ilegales y reportar los movimientos sospechosos que vean y las personas desconocidas que aparezcan" en las zonas que vigilen, explicó.

De acuerdo a la Policía, hasta ahora se han pintado cerca de 18.000 murales dentro de la ciudad con los números de teléfono de la Policía para que las personas puedan contactar a las autoridades de manera inmediata y fácil en caso de emergencia.

Las redes sociales también serán vigiladas por un "grupo especial" de las fuerzas de seguridad para "esclarecer los rumores que puedan surgir", adelantó Tiwari.

Los agentes vigilarán los llamamientos a la violencia y, en ese sentido, cualquier actividad considerada ilegal "conllevará acciones contra esa persona en virtud de las leyes de Seguridad Nacional y de Tecnología de la Información", aseguró.

La decisión del máximo órgano judicial concluirá si se alza un templo en honor al dios Ram o no sobre las ruinas de la mezquita de Babri, levantada por el emperador mogol Babar en el en el siglo XVI sobre el sitio del nacimiento de Ram y un antiguo templo hindú de esta deidad.

Décadas de disputa alcanzaron su punto álgido con el derribo de la mezquita de Babri el 6 de diciembre de 1992 por una turba de hinduistas, lo que desencadenó unos disturbios que se prolongaron durante meses en los que murieron unas 2.000 personas.

Fueron los peores enfrentamientos entre hindúes y musulmanes desde la partición del continente indio en 1947.