El independentismo catalán sigue perdiendo fuelle y celebra desunido la Diada

·1 min de lectura

El independentismo catalán sigue perdiendo fuelle y celebra desunido la Diada, el Día de Cataluña.

Unas 150 000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, asistieron a la manifestación convocada por la Asamblea Nacional Catalana, la cifra más baja de la última década, muy lejos de los 600 000 manifestantes de 2019. Los organizadores elevaron la cifra de asistencia de este domingo a 700 000 personas.

La marcha estuvo marcada por la ausencia del presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y su partido, el independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Sí estuvo presente Junts per Catalunya (JxCat), su socio de coalición en el Ejecutivo regional.

Ambas formaciones mantienen diferencias respecto a la mesa de diálogo entre el Gobierno catalán y el español y tienen enfoques distintos sobre la manera de lograr la independencia.

"Dimisión"

Los manifestantes, que ven la estrategia de negociaón de Esquerra con Madrid como una "traición", pidieron la "dimisión" del Govern.