Indígenas paraguayas exigen "hechos" y no promesas al Gobierno ante sus retos

Más de 110 líderes participan en el II Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas del Paraguay, en el que reivindican la visibilidad que se merecen por su papel como defensoras de la vida y de la identidad de los pueblos originarios. EFE/Andrés Cristaldo Benítez/Archivo

Asunción, 4 dic (EFE).- Las lideresas de las comunidades indígenas de Paraguay se han cansado ya de las palabras y las promesas incumplidas de los sucesivos Gobiernos y se han vuelto a reunir, como ya hicieron hace cinco años, para recordar que sus problemas persisten y exigir "hechos" por parte del Estado.

En su primer encuentro, en 2014, más de 100 mujeres indígenas redactaron la Declaración de Asunción, un documento del que "no hay resultado", comentó este miércoles a Efe Jacinta Pereira, lideresa de La Redención "Yesoal Sectema", una comunidad urbana en la norteña ciudad de Concepción, en el departamento del mismo nombre.

Pereira, que ya acudió a la cita de 2014, participa estos días junto con más de 110 mujeres en el II Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas del Paraguay, en el que reivindican la visibilidad que se merecen por su papel como defensoras de la vida y de la identidad de los pueblos originarios.

"Cada una de las mujeres tenemos que cuidar y tenemos que respetar la vida, a nuestros antepasados, valorar lo que nos han dejado, y saber que los que están a nuestro lado son nuestros hermanos", comentó Pereira.

Los cuidados, la salud o la tierra son algunos de los temas que 60 mujeres adultas y 52 jóvenes están abordando desde este martes hasta el jueves, con la intención de evaluar la situación de sus comunidades y de que "haya futuro en la parte indígena".

La primera conclusión no fue halagüeña, ya que, según su criterio, se mantienen "en la misma forma" que hace cinco años.

"Se cumple a medias o no se cumple nada. Queremos que se cumpla lo que se conversaba con el Estado", demandó esta mujer de 47 años.

Ante esta dejadez de las autoridades, según afirman, la propuesta de las lideresas es reunirse más para que "los que están en el poder" no olviden sus reclamos.

A falta de un día para concluir el segundo encuentro, las mujeres indígenas ya trabajan en la elaboración de un escrito con las nuevas peticiones que saldrán de este evento, que apuntan hacía la tierra, la sanidad y la educación.

Todas las "hermanas indígenas" llevan su "hoja de ruta" para aportar sus historias y sus experiencias en los conversatorios y debates que centran este evento, en el que las ideas brotan en español, guaraní o las otras lenguas originarias que se hablan en Paraguay.

Sus preocupaciones giran en torno al futuro de sus comunidades, muchas asfixiadas por la carencia de tierras, que para Pereira son "los lugares más sagrados" de los indígenas.

También les inquieta el futuro de sus hijos, de los que esperan que "sean dignos representantes" de sus pueblos y que se les permita "cumplir los anhelos".

Por eso, su porvenir requiere también educación y sanidad, pero sin olvidar su cultura y sus tradiciones, con la inclusión de educadores indígenas en las escuelas y de médicos que sepan combinar la medicina tradicional con "la medicina natural de los pueblos originarios".

"Ahora lo que queremos son hechos y no palabras", zanjó Pereira.