Indígenas y campesinos piden la renuncia del presidente de Guatemala

Agencia EFE
·2 min de lectura

Guatemala, 18 feb (EFE).- Cientos de indígenas y campesinos participan este jueves en la Ciudad de Guatemala en varias caminatas en las que exigen la renuncia del presidente del país, Alejandro Giammattei, por el "mal manejo" de la pandemia de la covid-19, los altos niveles de violencia y la corrupción.

"Hay un Gobierno que no tiene la capacidad de responder a la necesidad del pueblo y se le exige la renuncia", dijo la diputada Vicenta Jerónimo, del opositor partidos Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), quien iba al frente de una de las marchas que se dirige al centro histórico de la capital.

Con una pancarta que lleva fotografías de Giammattei y de la fiscal general, Consuelo Porras, a quien también le demandan su renuncia por "no dar respuestas a los asesinatos" de niñas y mujeres, los manifestantes califican de "ineficiente" el manejo del coronavirus que ya ha causado 6.164 muertos en Guatemala.

"Fuera corruptos" reza la manta que encabeza una de las caminatas que se dirige a la sede del Congreso, donde el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), organización que convocó las protestas, tiene previsto entregar una iniciativa de ley para "recuperar los bienes y servicios públicos" que han sido privatizados.

Jerónimo manifestó a través de un micrófono que "el pueblo ya está cansado de la corrupción" que se da en el Gobierno de Giammattei.

Los indígenas y campesinos que participan en las marchas pacíficas llegaron a la capital guatemalteca desde comunidades de los departamentos de Quiché, Totonicapán, Quetzaltenango, San Marcos, Chimaltenango y Alta y Baja Verapaz, entre otros.

Los manifestantes salieron desde los cuatro puntos cardinales de ingreso a la Ciudad de Guatemala, lo cual provoca un caos en el tráfico de vehículos, según la Policía Municipal de Tránsito (PMT).

Los inconformes demandan también una depuración en el Congreso y la convocatoria a una Asamblea Constituyente Plurinacional.

Codeca, que aglutina más de 90.000 campesinos e indígenas en sus filas, indicó el martes mediante sus canales de comunicación que "la pandemia solo ha beneficiado a los ricos".

Nacida en 1992, en los años finales del conflicto armado guatemalteco (1960-1996), el objetivo de Codeca ha sido democratizar la tierra, nacionalizar la energía eléctrica y luchar contra el alza de su precio, aunque ha sido acusada de cuantiosos robos de luz en las comunidades en las que tiene representación.

(c) Agencia EFE