Las incursiones chinas en Taiwán son una "advertencia" a EEUU, afirma Pekín

·2 min de lectura
El portaaviones USS Theodore Roosevelt, atracado en Guam en mayo de 2020

La reciente incursión de aviones militares chinos en el estrecho de Taiwán constituye una "advertencia solemne" a Estados Unidos y a los "independentistas" taiwaneses, advirtió este miércoles Pekín, en un contexto en el que la isla sigue siendo un tema delicado entre China y el nuevo gobierno estadounidense.

Una decena de cazas y de bombarderos chinos, un número inusualmente elevado, penetraron el sábado y el domingo en la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán, a unos 200-250 kilómetros de las costas taiwanesas.

Estados Unidos aseguró que su apoyo a Taiwán es "sólido como una roca" y urgió a Pekín a "poner fin a sus presiones militares, diplomáticas y económicas" sobre la isla.

"Estas maniobras militares en el estrecho de Taiwán buscan defender con firmeza nuestra soberanía", aseguró el miércoles Zhu Fenglian, vocera de la Oficina de Asuntos Taiwaneses, un organismo del gobierno chino.

"Es una advertencia solemne a las potencias extranjeras para que cesen sus injerencias y a las fuerzas independentistas taiwanesas para que cesen sus provocaciones", agregó.

China continental (dirigida por el Partido Comunista) y Taiwán (refugio del ejército nacionalista después de la guerra civil china en 1949) están gobernados desde hace más de 70 años por dos regímenes diferentes.

La isla de 23 millones de habitantes tiene un sistema democrático. Pero Pekín la considera una provincia china y amenaza con retomarla por la fuerza en el caso de una proclamación formal de independencia o de una intervención estadounidense.

Aunque Washington rompió relaciones diplomáticas con Taipéi en 1979 para reconocer a Pekín como el único representante oficial de China, mantiene una relación ambigua y sigue siendo su aliado más poderoso y su principal proveedor de armas.

Los presidentes estadounidenses suelen ser prudentes en su política con Taiwán para no enfurecer a Pekín. Pero esto cambió bajo el mandato del republicano Donald Trump, quien se acercó más a Taiwán y se distanció de China.

Esta tendencia podría continuar con la administración Biden, quien invitó a la representante taiwanesa en Estados Unidos a su investidura, por primera vez desde 1979.

"No prometemos abandonar el uso de la fuerza y nos reservamos la posibilidad de adoptar todas las medidas necesarias" contra Taiwán, advirtió la vocera china.

Las relaciones entre Pekín y Taipéi son especialmente tensas desde la llegada al poder en 2016 de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, cuyo partido milita por la independencia de la isla, una línea roja para China.

ehl/bar/lch/tjc/es