Más incendios forestales y menos agua, la sequía pone en jaque a Europa

·1 min de lectura

Un enorme incendio forestal ha destruido más de una docena de casas y ha obligado a evacuar a miles de residentes en la región de Gironda, en el suroeste de Francia.

Las autoridades creen que este último incendio es el resultado de los llamados "fuegos Zombi", es decir, un fuego anterior que permanece humeante en el suelo de turba y que luego vuelve a encenderse. Explica un bombero francés:

"Es probable que el fuego se haya propagado por el subsuelo y haya vuelto a empezar en las zonas que aún estaban verdes. También, debido a la sequedad de la vegetación y a la bajísima humedad, el fuego se inició de nuevo muy rápidamente y volvió a inflamar los pinos."

Alrededor de 1 000 bomberos están haciendo frente al incendio que ha arrasado al menos 6 000 hectáreas de pinar desde el martes.

Los ríos Rin y Támesis en peligro

Las sofocantes temperaturas que azotan a Europa y la falta de lluvia que las acompañan están afectando a los principales ríos: las autoridades alemanas advierten de que el nivel de las aguas del Rin podría alcanzar un nivel crítico en los próximos días, lo que dificultará cada vez más el transporte de mercancías por el río, incluidos el carbón y la gasolina.

En Inglaterra, donde se ha emitido una advertencia sanitaria debido al calor, parece que la corriente principal del río Támesis se ha secado.

El comienzo del año más seco de las últimas décadas ha desplazado el nacimiento de este emblemático río inglés varios kilómetros río abajo, dejando tierra quemada y alguno que otro charco donde antes fluía el agua.