Incendio de Sierra Bermeja | Málaga mira al cielo esperando la lluvia

·1 min de lectura

La provincia de Málaga, en el sur de España, mira al cielo con una sola esperanza, que llueva, como anuncian las previsiones, y lo suficiente como para ayudar a apagar el enorme incendio de Sierra Bermeja, que en apenas cinco días ha calcinado más de 7800 hectáreas y forzado la evacuación de 2700 vecinos de seis localidades.

De los diferente frentes del fuego, el más activo es el oeste, donde se concentran las labores de extinción, mientras el frente sur, cercano de Estepona, las llamas han bajado en intensidad.

Este incendio de Sierra Bermeja es, según los servicios de extinción, de una complejidad que no habían visto antes en España. Cientos de bomberos, a los que se ha sumado fuerzas el Ejército, luchan a brazo partido contra las llamas. Un bombero falleció el jueves pasado. Otros dos resultaron heridos el domingo. La fatiga se deja sentir.

"Se nota el cansancio, pero hoy ha sido un buen día porque han caído algunas gotas y eso os ha ayudado a que el incendio baje. Nosotros, como bomberos urbanos, llevamos aquí desde el minuto uno, fuimos de los primeros en llegar, y desde entonces no hemos salido del incendio", dice el jefe de los bomberos de Málaga.

Este lunes, un helicóptero del dispositivo de extinción sufrió un accidente al levantarse una nube de polvo que impedía la visibilidad al piloto. Por suerte, sus diecinueve ocupantes resultaron ilesos. La Fiscalía de Medio Ambiente ha confirmado que, según todos los indicios, el incendio fue provocado de forma intencionada.

A la complejidad orográfica y las condiciones meteorológicas, se suman las secuelas del calentamiento global. Dicen los expertos que la creciente vegetación que muere a causa del cambio climático se convierte en material combustible, que alimenta las llamas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente