Incendio en Gironde, sur de Francia, deja ya 3.700 hectáreas quemadas

·3 min de lectura
© Foto AP/François Mori

Los equipos de emergencia indicaron haber "contenido" aunque no apagado la conflagración que causó este miércoles la evacuación de 1.800 residentes. Las llamas siguen extendiéndose en una región azotada por incendios en los últimos meses, donde ya más de 30.000 hectáreas han quedado calcinadas. Meteo France informó que una nueva ola de calor atraviesa el territorio.

Son más de 3.700 hectáreas las que han sido quemadas por el fuego en el suroeste de Francia. Desde el lunes 12 de septiembre, las llamas se esparcieron en Saumos, en la región de Médoc en Girondo, y el miércoles todavía no se habían controlado.

"Estamos en un incendio contenido en su perímetro por el momento. No está apagado, está contenido", indicó el subprefecto de Lesparre-Médoc, Fabrice Thibier durante un comunicado de prensa el miércoles por la noche.

En la noche y madrugada de este miércoles un millar de bomberos, 11 aviones y decenas de voluntarios intentaron contener las llamas. Más de 1.800 habitantes fueron evacuados de Saumos y Sainte-Hélène, en el departamento de Gironde, en medio de temperaturas que alcanzaron los 39°C.

Aviones de Canadair especializados en extinción de incendios se desplegaron para ayudar a apagar las llamas junto con helicópteros y un avión Dash. Varios de los bomberos y pilotos que operan esta vez ya experimentaron un trabajo similar durante los calurosos meses de verano en el sur del país galo.

"Las condiciones climáticas siguen siendo desfavorables, con la persistencia del viento, el calor y la sequía (...) el fuego sigue activo", dijo el prefecto del departamento de Gironde en un comunicado, y agregó que siete bomberos resultaron levemente heridos.

Ola de calor y lluvias torrenciales

Francia, como varios países del Viejo Continente, ha tenido que hacer frente a las olas de calor y sequía que han provocado múltiples incendios forestales.

Las temperaturas récord en los últimos meses han llevado a que los Gobiernos nacionales busquen estrategias para aliviar los calurosos días e instado a que varios líderes mundiales den un mensaje de conciencia para el cuidado del medio ambiente, en medio de la crisis climática.

Según los datos del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales, cerca de 65.000 hectáreas se han quemado en lo que va del año en Francia, la mitad de ellas, unas 30.000, solamente en el departamento de Gironde.

No obstante, a la problemática de los incendios se le suma un panorama de cambios de clima bastante drástico. En varias regiones del país las autoridades han alertado de lluvias torrenciales, tormentas eléctricas, inundaciones y ventiscas, y por lo menos siete departamentos están bajo vigilancia naranja bajo estricta alerta de funcionarios meteorológicos.

“Al comienzo de la noche, las tormentas se están desplazando lentamente hacia el Este: en algunos lugares podrían dar otros 30 a 50 mm en poco tiempo, o incluso puntualmente 70 a 100 mm, con actividad eléctrica aún significativa. Fuertes rachas de viento y granizo también son posibles cuando pasan estas tormentas”, publicó este miércoles 14 de septiembre Vigilancia Meteorológica de Francia en un comunicado.

Con AP y AFP