Un incendio se cobra la vida de once bebés recién nacidos en Senegal

·3 min de lectura

La tragedia ocurrió por causa de una falla eléctrica que propició el fuego en la sala de neonatología de un establecimiento inaugurado hace poco tiempo. Este nuevo hecho acentúa la deficiencia del sistema sanitario senegalés, el cual arrastra otros dos antecedentes negativos en pocos meses. El presidente, en un viaje oficial en Angola, habló de “dolor y consternación”; mientras que el alcalde de Tivaouane afirmó que otros tres pequeños sobrevivieron.

Las últimas horas del miércoles ensombrecieron el panorama en Senegal luego de que se produjera un incendio en la sección de un hospital regional Mame Abdou Aziz Sy Dabakh en la ciudad de Tivaouane, el cual arrojó la muerte de 11 bebés recién nacidos.

Los medios locales han revelado que estas instalaciones sanitarias han sido inauguradas recientemente. El alcalde de la localidad, Demba Diop, notificó que tres neonatos pudieron sobrevivir.

El presidente senegalés, Macky Sall, se expresó a través de su cuenta de Twitter donde dijo tener “dolor y consternación” por la triste noticia. “A sus madres y sus familias, les expreso mi más sentido pésame”, agregó el mandatario que estaba en un viaje oficial en Angola, el cual interrumpirá para regresar al país.

Según los detalles que dio el ministro de Salud, Abdoulaye Diouf Sarr, a la televisión privada TFM que la investigación preliminar que se llevó a cabo deslizó que el incendio fue provocado por “un cortocircuito” y que el fuego “se esparció muy rápido”.

El funcionario actualmente estaba abocado a la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra y avisó que también terminará el viaje para volver a Senegal inmediatamente. “Esta situación es muy lamentable y sumamente dolorosa”, expresó.

Este nuevo incidente vuelve a demostrar la fragilidad sanitaria y de seguridad que atraviesan los establecimientos de salud pública en Senegal. Dos graves antecedentes en los últimos meses provocaron fuertes protestas de la población en las calles.

El 25 de abril de 2021, en la urbe norteña de Linguere, cuatro bebés neonatos murieron en un incendio en un hospital que se generó por un cortocircuito en el sistema de aire acondicionado. Esto dio lugar a manifestaciones en distintos puntos de la nación.

Tras esta fatalidad, el director de Amnistía Internacional en Senegal le pidió al Gobierno que se revisara y mejorara los servicios de neonatología en los hospitales.

Este miércoles, AI instó a las autoridades “a establecer una comisión de investigación independiente para determinar la responsabilidad y castigar a los culpables, sin importar el nivel en el que se encuentre en el aparato estatal”.

El otro caso sucedió en abril último, cuando una mujer murió en trabajo de parto junto con su bebé luego de que el personal del hospital se negara a hacer una cesárea alegando que no estaba programada.

La víctima, llamada Astou Sokhna y que falleció 20 horas después de su llegada, padeció una muerte que podría haberse evitado, según admitió el ministro de Salud. El 11 de mayo, el Tribunal Superior de Louga condenó a tres parteras a seis meses de prisión condicional por “no ayudar a una persona en peligro”.

Con EFE, Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente