Incautación récord de 200 toneladas de moluscos gigantes en Filipinas

·2 min de lectura
Unas 200 toneladas de moluscos gigantes, especies amenazadas muy buscadas para el comercio ilegal, fueron incautadas el 16 de abril de 2021 en la región de Palawan, en Filipinas. Foto divulgada el 17 de abril por los guardacostas

Las autoridades filipinas anunciaron este sábado que habían incautado 200 toneladas de moluscos gigantes, un récord, sobre todo de almejas gigantes, una especie amenazada cuyo valor, por una cantidad así, rozaría los 25 millones de dólares en el mercado negro.

Estos inmensos moluscos bivalvos, de los más grandes del mundo, son muy codiciados y suelen utilizarse para sustituir al marfil, prohibido. Los protectores del medio ambiente han alertado que la caza furtiva de esos animales, una práctica devastadora para los ecosistemas marinos, se está convirtiendo en un importante problema.

En el mar, esos enormes moluscos albergan todo tipo de algas, que son una fuente de alimento para una gran cantidad de peces, también aquellos de consumo humano.

Entre los centenares de moluscos requisados el viernes en la provincia de Palawan, figuran numerosas almejas gigantes (Tridacna gigas), que pueden alcanzar hasta los 1,30 metros de largo y pesar hasta 250 kg. Se trata de una especie protegida porque está en peligro de extinción.

"Sacar a esos moluscos de su hábitat natural es, de algún modo, un crimen intergeneracional", declaró a la AFP Jovic Fabello, del Consejo de Palawan para el Desarrollo Sostenible.

"Esto afectará de forma permanente al ecosistema marino y las generaciones futuras se verán privadas de estos recursos", agregó.

Cuatro sospechosos fueron detenidos durante la incautación, que supera de largo las 80 toneladas que fueron requisadas el mes pasado en la misma región, y que era uno de los decomisos más importantes efectuados hasta entonces.

El archipiélago de las Palawan tiene una biodiversidad muy rica pero es también un lugar en el que se practica el comercio ilegal de pangolines, tortugas marinas y aves salvajes.

La normativa filipina del sector de la pesca prohíbe capturar moluscos gigantes, y quienes incumplen esta regla se enfrentan a penas de hasta 8 años de prisión y multas que pueden alcanzar los 50.000 euros (59.900 dólares).

cgm/jfx/ia/jhd/jvb