"Es inaceptable": Biden critica a petroleras por ganancias récord en medio de la alta inflación

Los gigantes mundiales de la energía, incluidos los estadounidenses ExxonMobil y Chevron, publicaron otra ronda de enormes ganancias trimestrales, beneficiándose del aumento de los precios del petróleo y del gas natural como uno de los efectos de la guerra en Ucrania.

En un nuevo reporte trimestral quedó evidenciado el impulso que la guerra en Ucrania le ha dado a la industria petrolera: cuatro de las cinco compañías del sector más grandes del mundo han tenido ganancias netas por casi 50 mil millones de dólares.

Solo ExxonMobil y Chevron, las mayores de Estados Unidos, superaron los 30.000 millones en utilidades netas en el tercer trimestre, triplicándose y duplicándose frente al mismo periodo del año pasado, respectivamente, de acuerdo con los informes presentados a sus accionistas.

El tamaño de los beneficios ha reavivado las críticas de quienes acusan a las multinacionales de no hacer lo suficiente para aumentar la producción y compensar la subida de los costos del combustible.

Joe Biden es uno de ellos. A lo largo de los últimos meses, desde que inició la invasión a Ucrania por parte de Moscú, el presidente estadounidense ha cuestionado en varias oportunidades el papel de las petroleras en la economía, golpeada por una inflación galopante. En su momento, llegó a decir que Exxon Mobil "está ganando más dinero que Dios".

"Las compañías petroleras (…) están utilizando estas ganancias récord para pagar a sus ricos accionistas en lugar de invertir en producción y reducir los costos para los estadounidenses. Es inaceptable. Es hora de que estas empresas bajen los precios en las estaciones de servicio", tuiteó el titular de la Casa Blanca el fin de semana.

Aumentar impuestos al sector ha sido uno de los llamados de políticos y grupos de consumidores, con el fin de recaudar fondos para compensar el impacto en los hogares del alza de los precios.

El CEO de Shell, Ben Van Beurden, ha dicho que la industria energética "debe estar preparada y aceptar" que enfrentará impuestos más altos para ayudar a las partes de la sociedad en dificultades.

Shell ganó más de 9.000 millones de dólares en el tercer trimestre, lo que la pone en camino de superar su beneficio anual récord de 31.000 millones de dólares que obtuvo en 2008, cuando el precio del petróleo saltó a los 140 dólares por barril.

Horas después de que la británica informara sus resultados y anunciara que aumentaría su dividendo en un 15%, Joe Biden afirmó que la compañía estaba haciendo un mal uso de sus ganancias.

En tanto, el director financiero de Chevron, Pierre Breber, advirtió en una entrevista con la agencia Reuters que "elevar impuestos a la producción simplemente la reducirá".

La Casa Blanca anunció que en la tarde de este lunes el presidente Joe Biden hará un anuncio con relación "a los informes de los últimos días sobre las principales compañías petroleras que han obtenido ganancias récord, incluso cuando se niegan a ayudar a bajar los precios en las gasolineras para el pueblo estadounidense".

Con Reuters y AP