Un importante líder del ELN muere en una operación militar en Colombia

·1 min de lectura
Foto de Archivo. Guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) descansan frente a una casa en una zona selvática del departamento del Chocó, Colombia
Foto de Archivo. Guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) descansan frente a una casa en una zona selvática del departamento del Chocó, Colombia

BOGOTÁ, 25 oct (Reuters) - Un importante líder de la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) murió en una operación militar conjunta en el oeste del país, informó el domingo el presidente, Iván Duque.

La ofensiva militar, en la que murió Andrés Felipe Vanegas Londoño, conocido con el nombre de guerra "Uriel", se realizó en zona rural del departamento de Chocó, en el Pacifico colombiano, en una operación de inteligencia conjunta del Ejército, la Policía, la Armada y la Fuerza Aérea.

"En esta operación cayó un criminal peligroso que era responsable de delitos como el secuestro, el asesinato de lideres sociales, la persecución y el hostigamiento a poblaciones, el asesinato de soldados y policías y también de conformar y estimular el reclutamiento de menores", precisó Duque en una declaración.

Además, Uriel utilizaba las redes sociales para hacer apología del delito, agregó el mandatario.

El líder guerrillero era conocido por sus apariciones en medios, videos en línea y tenía cuenta de Twitter.

El ELN, fundado por sacerdotes católicos radicales y con unos 2.000 combatientes, mantiene una confrontación de más de medio siglo con las fuerzas del Estado, realizando ataques a militares y a la infraestructura económica, además de secuestros y extorsiones a civiles.

El grupo rebelde, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, ha insistido al Gobierno de Duque para que inicie un diálogo de paz que permita poner fin por completo al conflicto interno, tras el acuerdo que se logró en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Pero el presidente exige un cese unilateral de hostilidades incluyendo la suspensión de secuestros, el reclutamiento de menores de edad y el uso de minas antipersonales como condición.

(Reporte de Nelson Bocanegra y Julia Symmes Cobb)