Implican a Saints en escándalo de abusos sexuales del clero

JIM MUSTIAN
ARCHIVO - En imagen de archivo del 21 de marzo de 2018, Gayle Benson, viuda de Tom Benson, duelo de los Saints de Nueva Orleáns de la NFL y de los Pelicans de Nueva Orleáns de la NBA, baja los escalones para recibir su féretro acompañada por el arzobispo de Nueva Orleáns, Gregory Aymond, para velar su cuerpo en el Cementerio de Notre Dame, en Nueva Orleáns. (AP Foto/Gerald Herbert, archivo)

NUEVA ORLEÁNS (AP) — Los Saints de Nueva Orleáns acudirán a los tribunales para impedir que sean revelados cientos de mensajes de correo electrónico que presuntamente muestran a ejecutivos del equipo realizando contención de daños por medio de asesoramiento de relaciones públicas para la arquidiócesis Católica Romana de la ciudad a fin de ayudar a moderar las repercusiones de una creciente crisis por abusos sexuales.

Los abogados de aproximadamente dos docenas de hombres que presentaron demandas contra la Iglesia afirman en solicitudes ante la corte que los 276 documentos que ellos han obtenido a través del descubrimiento de pruebas muestran que el equipo de la NFL, cuya dueña es una devota católica, ayudó a la Arquidiócesis de Nueva Orleáns en su “patrón y práctica de ocultar sus crímenes”.

“Obviamente, los Saints no deberían de estar en la tarea de asistir a la Arquidiócesis, y el equipo de relaciones públicas de los Saints no tiene que estar en el de manejo de relaciones públicas de criminales involucrados en la pedofilia", escribieron los abogados en las solicitudes a la corte. "Los Saints saben que si los documentos en cuestión salen a la luz pública, esta organización de deporte profesional también se manchará a sí misma”.

La organización de los Saints y sus abogados negaron categóricamente toda sugerencia de que el equipo ayudó a la Iglesia a encubrir sus crímenes. En un comunicado emitido el viernes, los Saints señalaron que la arquidiócesis buscó su asesoría sobre la manera de lidiar con la atención de los medios que se generaría por su revelación en 2018 de su lista de más de 50 miembros del clero “verosímilmente acusados” de abuso sexual.

“El consejo fue sencillo y nunca irresoluto. Ser directo, abierto y totalmente transparente, y asegurarse de que todas las autoridades fueran alertadas”, manifestó el equipo.