Un impeachment contra Biden y otras 3 cosas que pueden pasar ahora que los republicanos controlan parte del Congreso de EE.UU.

Joe Biden
Biden enfrentará mayores dificultades ahora que los republicanos controlarán la Cámara de Representantes.

La "máxima prioridad" es investigar a la familia del presidente Joe Biden.

Así lo dijeron los republicanos este jueves al poco de conocer que retomarán el control de la Cámara de Representantes tras las elecciones de mitad de período en Estados Unidos.

El país tendrá los dos próximos años un gobierno dividido: los demócratas tienen la Casa Blanca y el Senado, pero los republicanos están ahora al mando en la cámara baja y prometen hacer difícil la vida a Biden.

"Joe Biden es culpable de cometer crímenes. Y es hora de que el Congreso ENJUICIE, CONDENE y RETIRE a Biden del poder".

Así se expresaba recientemente en una columna de opinión la congresista Marjorie Taylor Greene, una de las figuras más radicales del Partido Republicano en la Cámara de Representantes de EE.UU.

Y es que Greene lleva intentando que el Congreso someta al presidente Joe Biden a un juicio político literalmente desde el primer día de su gobierno, cuando lo acusó de abuso de poder mientras era vicepresidente para beneficiar los negocios de su hijo Hunter en Ucrania.

Ahora, con el paso del control de la Cámara de Representantes a manos de los republicanos, la posibilidad de que se intente iniciar un impeachment contra Biden cobra fuerza, pese a las dificultades que entraña este proceso.

¿Será acusado finalmente el presidente? ¿Y qué otras cosas pueden ocurrir a partir del próximo mes de enero?

1. Impeachment, un difícil proceso

Los juicios políticos son impopulares entre los estadounidenses y hasta ahora ninguno ha prosperado.

Sin embargo, después de que el expresidente Donald Trump fuera sometido a dos durante su único mandato, son ahora una arma política que podría usarse más a menudo.

Más de la mitad de los votantes republicanos creen que hay opción de someter a Biden a un juicio político. Algunos lo llevan pidiendo prácticamente desde que ganó las elecciones de 2020.

James Comer
El congresista republicano James Comer es uno de los que abogan por investigar a la familia Biden.

En total, diez republicanos de la Cámara de Representantes han presentado o apoyado un total de 21 artículos de impeachment contra Biden y contra algunos de sus altos cargos desde el comienzo de su gobierno.

Las acusaciones incluyen una gran variedad de supuestos delitos, como la no aplicación de las leyes migratorias, una retirada fallida de Afganistán y malas prácticas en la gestión de la pandemia de covid.

Sin embargo, republicanos en puestos de liderazgo han intentado rebajar las posibilidades de que se proceda a un impeachment, distanciándose de un tema que polariza y puede alienar a sectores más moderados del partido.

"Creo que al país no le gusta que se use el impeachment con fines políticos", dijo a principios de octubre el republicano Kevin McCarthy, que será el próximo presidente de la Cámara.

McCarthy dijo esto antes de las elecciones, y a partir de ahora es indudable que crecerá la presión de los republicanos del ala más derechista y de los votantes para que inicie el proceso.

Otras voces dicen en privado que no parece que haya motivos suficientes para enredarse en un proceso que hasta ahora no ha llevado a la expulsión de un presidente del poder y, de hecho, suele hacer que suba la popularidad del mandatario en cuestión.

Los negocios en el extranjero de Hunter Biden, hijo del presidente, también estarán en el foco de sus rivales.

"La participación del presidente en el enriquecimiento de su familia es, en una sola palabra, abuso del nivel más alto", dijo este jueves el congresista republicano James Comer.

Hunter Biden, que no ocupa ningún puesto en el gobierno, está bajo investigación federal, pero por el momento no hay ningún cargo en su contra.

2. ¿El fin de la agenda legislativa de Biden?

En sus dos años de control de la presidencia y del Congreso, Joe Biden y los demócratas fueron capaces de sacar adelante una agenda bastante sustancial, que incluye una gran inversión en medio ambiente, salud y otros programas sociales.

Esto puede terminar con la victoria republicana.

Congresistas demócratas defendiendo la ley de control de armas.
El gobierno de Biden tuvo varios éxitos legislativos como una ley de control de armas que fue aprobada con el voto de algunos republicanos.

Hay posibilidades de cooperación. Por ejemplo, republicanos y demócratas votaron conjuntamente en proyectos de control de armas, inversión en tecnología y un gran plan de infraestructura el año pasado.

Sin embargo, temas que son prioridad para los demócratas como el aborto, la educación y el derecho al voto no saldrán adelante.

Los republicanos tienen su propia agenda, centrada en la seguridad en la frontera, la ley y el orden, un presupuesto más modesto y la extracción de combustibles fósiles.

Pero los demócratas podrán bloquear la aprobación de leyes en el Senado o en la Casa Blanca con el poder de veto de Biden.

Para los próximos dos años, el atasco legislativo será la norma.

3. Giro radical en las investigaciones del Congreso

Estos dos años los demócratas han estado en control y han puesto en marcha una profunda y extensa investigación sobre el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

También ha habido audiencias en temas como el aborto, la asistencia sanitaria y el derecho al voto.

Ataque contra el Congreso del 6 de enero de 2021.
Los republicanos buscarán cerrar la investigación abierta por los demócrata sobre el ataque contra el Congreso del 6 de enero de 2021.

Ahora con los republicanos en la Cámara, las prioridades cambiarán rápidamente. Lo más urgente será, como han anunciado, poner fin al comité que investiga los sucesos del Capitolio.

Y posiblemente iniciarán otro tipo de investigaciones.

Además de a Hunter Biden, también quieren investigar las políticas migratorias del gobierno, la retirada de EE.UU. de Afganistán y los orígenes de la pandemia en China.

El Comité Judicial del Senado es el encargado de supervisar las nominaciones presidenciales a los tribunales federales.

Los últimos dos años, los demócratas han establecido un nuevo récord del número de jueces designados en puestos vitalicios.

4. Cierres de gobierno

Con el control demócrata del Congreso, EE.UU. ha tenido un alivio temporal en el tenso juego de tira y afloja que ha llevado a cierres de gobierno y ha acercado al país al default por su deuda.

Eso está a punto de terminar.

Anuncio de cierre de oficinas gubernamentales en EE.UU. por falta de financiamiento federal.
Los desacuerdos en el Congreso han llevado al ciarre parcial del gobierno en EE.UU. por falta de financiamiento.

Algunos republicanos, incluido McCarthy, ya están amenazando con forzar a los demócratas a aceptar recortes de presupuesto generalizados.

EE.UU. nunca ha caído en default por su deuda. No obstante, los cierres parciales del gobierno por la incapacidad del Congreso de aprobar legislación de gasto anual se han hecho más comunes. Ocurrió dos veces durante el gobierno de Donald Trump y una con Barack Obama.

Si republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo en un marco básico para gastos del gobierno, otro cierre para final del año que viene es altamente probable.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.