Impactante video muestra lo que el consumo excesivo de alcohol le hace a tu hígado

No siempre somos conscientes del desgaste y la afectación que sufre nuestro cuerpo si es sometido al consumo continuado de bebidas alcohólicas, pero tampoco es habitual que alguien nos muestre -y mucho menos ante las cámaras- un ejemplo concreto de un hígado sano y de otro aquejado por una cirrosis hepática.

Esto es lo que ha ocurrido en el programa conducido por el doctor David Drew Pinsky, un célebre galeno, médico internista, especialista en adicciones y personaje público de la radio y la televisión estadounidense.

El Dr. Pinsky esta vez mostró con dos ejemplos concretos cuál es el efecto del consumo de alcohol en el hígado.

Ante la mirada asqueada de dos hermanas gemelas que reconocieron que suelen ingerir alcohol, el galeno enseñó los cortes transversales realizados a dos hígados humanos, uno en su estado natural, sin ningún tipo de afectación, y otro aquejado de una severa cirrosis.

Para hacer resaltar la diferencia entre un órgano y el otro, el Dr. Pinsky hizo que la cámara los enfocara en primer plano, mientras desde el público se escuchaban voces y reacciones de estupefacción de muchos de los asiduos a su emisión matutina.

Lo más llamativo ocurrió cuando el Dr. Pinsky tomó ambos cortes del órgano en las manos y se los pasó a las dos gemelas. Como él mismo anticipó, el hígado sano exhibe una textura lisa y un color marrón rojizo, al tiempo que el hígado con cirrosis presenta un color que alterna el gris con el negro, mientras su aspecto es rocoso y su cuerpo está plagado de marcas y cicatrices que se van formando a medida que aumenta el deterioro por la presencia del alcohol.

Es ahí cuando el médico les recuerda a todos que este tipo de daño se produce básicamente en el hígado de las personas que ingieren bebidas alcohólicas regularmente.

“Probablemente se trate de alguien que murió de cirrosis”, dice el Dr. Pinsky, mientras sostiene el hígado cirrótico de aspecto gomoso en sus manos.

Según el galeno, estas cicatrices se forman a medida que el órgano intenta recuperarse por sí mismo de las heridas que le provoca la cirrosis, una enfermedad que va deteriorando al individuo, quien sangra continuamente, pierde peso y hasta puede llegar a morir por esa causa.

“Esencialmente, cada mujer que he tratado y que bebe como cualquiera de ustedes tiene algún grado de hepatopatía alcohólica”, expresó el médico, dirigiéndose directamente a las dos hermanas invitadas. “No puedo decir que tenga cirrosis, ya que no todo el mundo la tiene, pero sí me preocupa que corra el riesgo de contraer esta enfermedad”.

Esta es la diferencia entre un hígado sano y el de un beber/Captura de video vía Yahoo UK.

La cirrosis es una afección que provoca que el hígado quede muy marcado luego de sufrir daños a largo plazo. Una vez que una persona es declarada con cirrosis, que es una enfermedad incurable, su hígado ya no funcionará correctamente, provocando todo tipo de fallos en su funcionamiento. En casos como este, se precisa con urgencia un trasplante. De lo contrario el paciente tendría garantizada la muerte.

Para el Dr. Pinsky, las mujeres tienen cinco veces más probabilidades que los hombres de desarrollar cirrosis por beber porque su estómago carece de una enzima necesaria para descomponer el alcohol.

Cuando esto ocurre, dice el médico, “tu sistema inmune no funciona normalmente, la sangre retrocede por detrás del hígado y en realidad desarrollas venas varicosas en el esófago”.

“Cuando estas se rompen, puedes desangrarte hasta la muerte en apenas minutos”, concluye.

Un estudio reciente también sugirió que consumir una dieta mediterránea podría tener beneficios para la salud de su hígado.

Por otra parte, según la universidad Virginia Commonwealth, una dieta a partir de frutas y verduras, granos enteros, aceite de oliva y pescado reduce el riesgo de hospitalización en pacientes que ya tienen la enfermedad.

Pero antes de llegar a esa situación, la mejor opción es controlar seriamente la ingesta de alcohol.