El impactante desprendimiento de un iceberg más grande que la Capital Federal

LA NACION

El cambio climático cada vez es más evidente. A los devastadores incendios que afectaron a Australia entre fines del año pasado y comienzos del corriente, se le suma un evento que también despertó las alertas de la comunidad científica mundial. Se trata del nacimiento de un iceberg de más de 300 kilómetros cuadrados que se desprendió del glaciar Pine Island en el occidente de la Antártida. El momento quedó registrado por un satélite.

Según publicó Washington Post, el desprendimiento de la gigante masa de hielo ocurrió en algún momento entre el sábado 8 y el domingo 9 de febrero pasado.

El Pine Island es uno de los glaciares que más rápido retrocede en la Antártida, y junto con el Thwaites, son vigilados en detalle por la comunidad científica con el objetivo de determinar si estas masas heladas están en una fase de derretimiento irreversible que podría elevar el nivel del mar.

Derretimiento acelerado

Más allá de su enorme tamaño, un 50% mayor al área de la Ciudad de Buenos Aires que mide 203 kilómetros cuadrados, el nuevo iceberg del glaciar Pine Island no duró mucho como un solo trozo de hielo. A medida que se alejaba del continente helado, se rompió en pedazos más chicos que gradualmente se dirigieron al mar.

Aunque este rompimiento no generó un iceberg de tamaño récord, a los científicos les preocupa que eventos de esta magnitud se vuelvan cada vez más frecuentes a medida que el glaciar se acerca al mar a través de una plataforma de hielo flotante.

Si continúa la desestabilización de esta plataforma, podría iniciar una veloz e imparable proceso de pérdida de hielo. De ser así, el océano podría penetrar más tierra adentro, derritiendo más hielo y acelerando su movimiento hacia el mar.

La Agencia Espacial Europea (ESA), cuyo satélite Sentinel captó el momento del desprendimiento, asegura que la velocidad de desplazamiento del glaciar Pine Island se aceleró a más de 10,05 metros por día. Este movimiento acelerado del bloque hace que la pérdida de hielo sea mayor. De hecho, más hielo se desprendió del glaciar luego de nacimiento del enorme iceberg.

Los rompimientos de este glaciar solían darse cada cuatro o seis años, pero ahora son eventos casi anuales. Los últimos desprendimientos fueron en 1992, 1995, 2001, 2007, 2013, 2015, 2017, 2018 y ahora a principios de 2020. El iceberg de 2018 era más grande que este, casi del tamaño de la ciudad de Chicago.