Iglesias tiende la mano a Pedro Sánchez para evitar elecciones pero los dos siguen enrocados

1 / 3
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, gesticula durante la intervención del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, este miércoles en el pleno del Congreso. EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 11 sep (EFE).- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tratar de llegar a un acuerdo que evite unas elecciones, aunque no se ha movido del gobierno de coalición ni el Presidente del acuerdo programático, por lo que la alianza sigue pareciendo igual de complicada.

Durante su primera intervención de este miércoles en el Pleno del Congreso tras el fracaso de ayer de la reunión de los equipos negociadores del PSOE y de Podemos, Iglesias ha pedido buscar ese acuerdo sobre la base de la propuesta que hicieron en julio los socialistas -en la que proponían una Vicepresidencia social y tres ministerios- y la contrapropuesta de Podemos.

Un acuerdo con el que, en su opinión, "estaría ganando la ciudadanía española" y que les permitiría a las dos formaciones de izquierda pactar un "gobierno decente".



"No es satisfactorio para nosotros aceptar un gobierno de coalición en el que se nos ha vetado y se nos plantea una proporcionalidad muy lejos de los votos que representamos. Y sé que para ustedes tampoco, porque ustedes no quieren un gobierno de coalición, quieren un gobierno de partido único", ha reseñado.

Sobre la base de esas diferencias, el líder de Podemos ha pedido a Sánchez trabajar por un acuerdo y le ha advertido de que se equivocará si hace caso a los asesores que le aconsejan repetir los comicios "por un escaño más". "Le vuelvo a tender la mano", ha ofrecido Iglesias.

En su intervención con motivo de la comparecencia del jefe del Ejecutivo en funciones para dar cuenta de los últimos consejos europeos, Iglesias ha puesto como ejemplo la crisis política en Italia para remarcar que allí han tenido claro que es preferible siempre un gobierno de coalición a una repetición electoral.

Y eso que, según ha remarcado, en la relación entre los líderes del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata -que han formado una coalición- "ha habido mucha más aspereza" que entre la de los socialistas y Podemos.

"En vez de tender la mano una vez más a PP y Ciudadanos, debería mirar más hacia su izquierda",
le ha aconsejado al líder de los socialistas.

En referencia a la Unión Europea, ha dicho que para "la familia política europea" de los socialdemócratas, los aliados no pueden ser los populares y los liberales.

"Los desafíos europeos son retos cruciales para España que nuestro país no puede afrontar desde una posición subsidiaria... Por ello es necesario un gobierno estable que cuente con una base parlamentaria sólida", ha añadido.

El líder de Podemos ha dicho también a Sánchez que "fue la gran esperanza de la socialdemocracia y lo sigue siendo" y por ello le ha pedido que no siga tendiendo la mano a la derecha porque, a su juicio, "destruirá un valiosísimo patrimonio" que le dio la victoria electoral.

Pedro Sánchez se ciñe a su acuerdo programático

Mientras tanto, Sánchez, ha subrayado este miércoles que no quiere elecciones, ha asegurado que trabajará hasta "el último segundo" para evitarlo y ha pedido al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que sopese la oferta programática del PSOE y acabe permitiendo su investidura.

En su réplica a los grupos parlamentarios, Sánchez ha vuelto a rechazar la coalición que le reclama Podemos porque, según ha dicho, no hay una única forma de entenderse sino "muchas" y ha pedido a Iglesias que las explore.

No ha querido Sánchez responder a la invitación que el líder de Podemos le ha hecho para que ambos se sienten a hablar y desencallen la negociación, y le ha dicho que si tiene propuestas las haga en la mesa negociadora de los dos partidos.

Además, ha rechazado la teoría de Iglesias de que la coalición funciona poniendo Italia como ejemplo, porque según ha subrayado en ese país ha habido 65 gobiernos desde la segunda guerra mundial, por lo que "gobierno de coalición no es sinónimo de estabilidad".

Una y otra vez ha dicho Sánchez en su turno de réplica que no quiere elecciones sino un Gobierno "fuerte, cohesionado y coherente" en una legislatura "estable", y para ello trabajará, ha prometido, "hasta el último segundo".

Además ha dicho ser el "primer interesado" en que haya un Gobierno, pero ha recalcado que eso no depende solo del Ejecutivo en funciones y del grupo socialista, sino de todo el Congreso y sus 350 diputados.

Le ha reprochado, que Unidas Podemos rechazase en julio la coalición porque considerase que los ministerios que les ofrecían eran "floreros" o no tenían competencias, cuando se trataba de áreas tan importantes como la Sanidad.

"No son asuntos menores que se puedan despreciar", ha apuntado Sánchez, quien ha acabado sus réplicas a los grupos insistiendo en que espera que los demás partidos permitan una investidura que impida que se "quiebre" lo que "dijeron los españoles el 28 de abril "que quieren un gobierno progresista y a la derecha donde está, en la oposición".

Antes, no obstante, también ha vuelto a pedir a esa derecha su abstención para poder seguir gobernando.

Así, cuando el líder del PP, Pablo Casado, le ha pedido los anticipos a cuenta para las comunidades, le ha dicho: "Lo tienen muy sencillo, absténganse".